Bienvenido 2019!

Ya han pasado algunos días de la gran algarabía de la celebración de un nuevo año, y ya todo ha vuelto nuevamente a la calma. En el balance de lo ocurrido en mi vida durante el 2018, puedo decir que el camino no ha sido fácil; quizás nunca lo ha sido, pero hay etapas donde los retos personales, familiares y laborales se juntan, y etapas donde las complicaciones en alguno de tres estos aspectos amenazan con sacudir incluso a los demás.  

La meta para este 2019 será la misma de cada año, trabajar por seguir creciendo como persona y seguir avanzando aunque el viento sople fuerte, porque de eso se trata la vida, de momentos y circunstancias que se nos ponen por delante a los cuales debemos afrontar con la mayor tenacidad siempre. Pero hay algo en lo cual todos debemos coincidir, en que sobran los motivos para dar las gracias; porque por muy duros que hayan sido los tiempos, siempre hay personas y momentos que nos vuelven a impulsar a seguir luchando con más ahínco.

Hay una frase del escritor y humorista estadounidense Mark Twain; que dice que:

“Los dos días más importantes de tu vida es el día en que naces y el día en que descubres por qué.”

Y obviamente tiene toda la razón, esos son los días más importantes de nuestras vidas. Cada persona tiene su por qué. Incluso un aporte que pudiese parecer mínimo puede impactar la vida de todos los demás. 2019 debe ser un año en el que hagamos las cosas bien. Las metas pueden variar, lo que no varía es que los resultados verdaderamente importantes solo se obtienen trabajando.

2019 debe ser un año en el que festejemos las cosas “pequeñas” de la vida y un año en el que seamos más positivos. Dejemos en nuestro paso un lugar mejor que el que encontramos.

¡Feliz 2019 para cada uno de ustedes! 

Rodrigo Lagno Soto

Director Ejecutivo 

Magíster en Administración y Gestión