Crisis en la iglesia católica

Debemos  reconocer que la crisis de la iglesia católica no es nueva. Y aunque hemos de aceptar que esta institución siempre ha sido parte de nuestro necesario desarrollo valórico, asimismo, ha sido parte también de procesos oscuros como lo fueron en la antigüedad las cruzadas, lo pagos por indulgencias, los lujos, las dominaciones de poder y los abusos sexuales. Ahora, es importante diferenciar lo que significa la iglesia para la sociedad con las conductas de las personas que la integran. La iglesia es un concepto de paz, de perdón, de respeto, de cambio y de mucho amor, en cambio las personas todas, cargamos con instintos que muchas veces nos juegan una mala pasada.

Ahora, vamos a recordar un poco todo lo sucedido en nuestro país. Hace algunos meses atrás, Francisco respaldó al obispo Juan Barros –acusado de proteger a Fernando Karadima, uno de los sacerdotes con mayores denuncias de violación en Chile- lo que provocó la indignación por parte de los familiares y víctimas de los abusos perpetrados a menores de edad por diversos sacerdotes. El error de Francisco le obligó a recular y de inmediato envió una comisión que investigara lo que todo el mundo sabía: que la jerarquía católica no sólo ignoraba las cientos y miles de quejas de abusos sexuales a menores por parte de algunos sacerdotes católicos, sino que parte de su política global implicaba cambiar a los sacerdotes de parroquia en parroquia, así como de ocultar información ante las autoridades civiles de cada país.

Ahora, es un hito histórico e inédito que una Conferencia Episcopal completa renuncie, acción que nos expuso ante la mirada de todo el mundo.

La decisión de aceptar o no la renuncia de los obispos chilenos queda en manos directas de Francisco y deberá finalmente decidir el aceptar o no la renuncia de todos o sólo de algunos. Pero,  ¿A qué obispos Francisco les aceptará su renuncia? ¿Podrán ser procesados por las autoridades civiles? ¿Cómo defenderán ahora los derechos de los niños  cuando la propia Iglesia ha admitido toda responsabilidad en las violaciones sexuales? La renuncia en bloque y por escrito de los obispos sugiere, más que asumir la responsabilidad y provocar la reparación del daño, una forma de presión e inconformidad contra Francisco, aunque de seguro su decisión hará merecidamente rodar más de alguna cabeza.

 

Rodrigo Lagno Soto

Director Ejecutivo de Murano Magazine

Magíster en Administración y Gestión