Diario Crónica Chillán cumple 10 años de circulación en nuestra ciudad

El 29 de junio recién pasado se cumplieron 10 años de la llegada de este destacado matutino a los quioscos de Ñuble. Una década al servicio de un periodismo riguroso, de calidad y comprometido con sus lectores. Para conmemorar el aniversario, invitamos a su orgulloso Director Carlos Ilabaca Villanueva a repasar lo que ha sido la trayectoria del medio durante este tiempo y a reflexionar sobre temas relacionados a los nuevos desafíos de la Región de Ñuble. 

¿Qué significa cumplir 10 años para Diario Crónica Chillán?

Llegar a la primera década desde la fundación de este matutino, un 29 de Junio de 2008, es una invitación a mirar todo lo que hemos logrado como equipo periodístico, comercial y de circulación en esta primera década de vida. Tenemos la posibilidad de mirar hacia atrás, hasta el primer día en que los ñublensinos vieron a nuestro matutino en los kioscos con una profunda cuota de incertidumbre de lo que podíamos ofrecer como un nuevo medio informativo, y luego volver la mirada hasta el presente y ver cómo Crónica es un medio consolidado en la sociedad ñublensina, valorado por su cercanía con la gente de toda la comunidad en sus 21 comunas y preferido ampliamente por el tratamiento de sus informaciones, con objetividad, una mirada transversal y sobre todo muy inclusiva de la opinión de los vecinos de esta nueva Región.

Ahora bien, esto no es la conclusión de un proyecto; muy por el contrario, es recién el inicio de los mejores proyectos que vendrán, consolidando nuestras plataformas multimediales de tal manera de mantener una característica que Crónica ha tenido desde su primer día, el ir acorde con los nuevos tiempos y ser un medio de avanzada, hoy de referencia para la gente de Ñuble.

Nada de esto, sin embargo, sería posible sin el trabajo incansable de todo un equipo humano, tanto periodístico, como el comercial que ha liderado con gran visión nuestro gerente James Russell, y de Circulación, en la persona de Paulo Casaborne. Pero si a alguien debemos agradecer con mayor énfasis estos diez años es a los suplementeros de Ñuble, en especial a su Sindicato, sin cuya sacrificada labor no habríamos tenido la llegada que tenemos con nuestros lectores.

¿Y qué ha significado para usted, como Director, en lo personal?

Primero, un tremendo desafío profesional. Yo llegué a Chillán en agosto de 2009 para hacerme cargo de la Dirección de Crónica después de 10 años de trayectoria profesional en ciudades como Concepción y Puerto Montt. Ha sido mi primera experiencia en la dirección de un medio, por lo cual la comencé con mucha ansiedad y deseos de lograr lo mejor para este matutino, de poder convertirlo en un medio que realmente retratara los anhelos de esta comunidad.

Tardamos algunos años en darle forma al diario que realmente queríamos lograr y luego de la profunda experiencia que fue el terremoto de 2010, nos abocamos a rediseñarlo y en junio de 2011 nos perfilamos como el diario de referencia que hoy somos en Ñuble. En lo personal, ha sido un trabajo desafiante, que te ocupa 24/7 y los 30 días del mes, pero que me ha permitido un crecimiento personal y una experiencia profesional impagable.

Pero complementando su pregunta, ya que apela a mi sensación personal, nada de mi trabajo y esfuerzo habría tenido éxito de no haber contado con la compañía, complicidad, el apoyo y la comprensión de mi esposa Pamela. Ella es tan dueña de estos logros como lo puedo ser yo.

¿Qué desafíos ve usted que traerá la nueva Región de Ñuble?

Yo veo múltiples desafíos en todo ámbito. Obviamente, para Crónica Chillán, significa pasar de un diario de provincia a un diario cabecera de región, por tanto nuestro mayor desafío ahora es sintonizar con los anhelos y demandas de la gente de sus tres nuevas provincias y sus 21 comunas. Por esta razón volvimos a instaurar páginas de cada una de las provincias, de tal modo de poder reflejar más específicamente informaciones de interés para nuestros lectores en las comunas que las integran.

Para los periodistas en general, la nueva región será un desafío enorme. Yo veo hoy a un gremio que dio un impulso muy decidido para independizarse del Colegio de Periodistas del Bío Bío, pero el tema es que ahí no terminaba la pega. Pronto verán que la demanda por profesionales se multiplicará como efecto de la instalación del aparataje público y yo extraño una vinculación con los directores de medios, como también en la defensa de sus asociados frente a muchas vulneraciones que han padecido muchos colegas, víctimas de la informalidad laboral. Hoy más que nunca parece de sentido común que se debe enfrentar este salto como región, con un gremio más cohesionado y con voz firme.

Como ciudadano y periodista, veo también una participación bastante menor de la propia comunidad frente a lo que viene. Lo dijo en Chillán Heinrich Von Baer, el líder de la descentralización en Chile, “no podemos esperar sentados desde la galería, sino que hay que salir a la cancha”. Lamentablemente, en la instalación propiamente tal no hay mucha apertura a la participación, ni tiempo para preguntar a la gente cómo quieren su Intendencia o sus Gobernaciones, pero sí es importante que no se excluya a nadie cuando se defina la Estrategia de Desarrollo Regional o cuando se comiencen a priorizar los proyectos de inversión. Ahora bien, la comunidad organizada siempre ha sabido hacer valer su voz y en muchos casos ha logrado remecer a sus autoridades. Por ejemplo, en el tema del Parque Schleyer, movimiento que valoro tremendamente.

La unión es la clave….

Por supuesto. Así como planteo la importancia de unir al gremio periodístico, también veo con preocupación el individualismo con el cual se desenvuelven los medios de comunicación de la Región de Ñuble. Sólo un ejemplo. De no ser por las reuniones anuales a las que nos convoca el Obispo de Chillán, en diciembre, no ha existido en varios años otra instancia que reúna a los representantes de los medios para apoyar causas en conjunto. Y ahora con la región, ¡qué más importante que enfrentar con unidad y fortalezas en común los temas que trascienden a los meros intereses empresariales!

Ustedes acaban de premiar a los “Precursores de la Región de Ñuble”. ¿Cómo y porqué nace esta iniciativa?

Concretamente, la idea surge un día que se acercó a hablar conmigo don Andrés Castillo, un eterno luchador por la creación de la Región de Ñuble junto a sus hermanos Jorge (ya fallecido) y Lucy. Me planteó su sentimiento de abandono de parte de las autoridades, que no habían dado un reconocimiento como corresponde a quienes comenzaron a dar forma a esta quijotesca idea. Le encontré razón y le ofrecí que el Diario Crónica Chillán, en el marco de su décimo aniversario, propiciara una instancia que trascendiera a las futuras generaciones. Me di a la tarea de recoger los registros históricos de la primera asamblea constitutiva en mayo de 1997 y el acta para pedir la Personalidad Jurídica del Comité Pro Ñuble Región, que fue certificada por la Municipalidad de Chillán el 31 de julio de 1997.

Con ambos documentos conformé la lista de lo que denominamos los “Precursores de la Región de Ñuble”, es decir, aquellas mujeres y hombres que pusieron sus primeras firmas para iniciar el camino de ser Región. Obviamente hay nombres que no aparecen, como los senadores Sergio Romero o Gabriel Valdés, que fueron decididos impulsores pese a no ser de la zona. Y por aquellas coincidencias históricas, también fueron dos senadores quienes cerraron el círculo al aunar esfuerzos por lograr la votación decisiva en el Congreso: Felipe Harboe Bascuñán y Víctor Pérez Varela.

Por ello, ambos parlamentarios, a nombre de la exPresidenta Bachelet y el Presidente Sebastián Piñera, recibieron una distinción, como muestra de que la nueva región nace sin un color político, sino con la suma de todo el arcoiris.