El fin de las monedas antiguas de $100

El Banco Central, a denominado como “No apta” a la moneda antigua de $100 tras detectar una “acumulación relevante”, especialmente en bancos comerciales y empresas gestoras de efectivo.

La categoría “No Apta” implica que los bancos y las empresas externas relacionadas con el manejo de efectivo que reciban las monedas antiguas de $100, deberán dejarlas fuera de circulación y remitirlas al Banco Central.

Esto no significa su muerte definitiva, ya que el valor de estas monedas se mantiene vigente, por lo que las personas naturales podrán seguir usándolas y recibiéndolas como medio de pago.

El fundamento de esta medida es “eliminar gradualmente la convivencia de dos monedas de $100 de diseño y características diferentes, a fin de evitar confusiones para el público general, atascos en máquinas dispensadoras o recolectoras y disminuir tiempos de gestión del efectivo de empresas y bancos comerciales”, señaló el Banco Central.