El nacimiento de una nueva década

Ya han pasado algunos días desde la gran algarabía de las celebraciones de fin  de año y con el inicio del 2020 ya todo ha vuelto a la calma. Calma que esperamos todos se mantenga durante el presente año. Sabemos que el pasado 2019 marcará nuestra historia por la importante movilización social que estalló ese inolvidable viernes  18 de octubre, donde finalmente nos dimos cuenta de las grandes diferencias e injusticias que se han cometido en muchos ámbitos de nuestra vida cotidiana. Pero, obviamente no todo ha sido malo. Chile también es un país libre donde podemos pensar y decir lo que queramos sin ningún tipo de restricción que vulnere nuestra libertad. En Chile ya no se ve esa pobreza extrema que era tan común ver durante la década de los 80 y 90 y también hemos crecido en muchas otras áreas del desarrollo humano. Ahora, esto no indica de que el trabajo esté terminado. Es por ello que debemos confiar en el futuro, dejar nuestras diferencias de lado y remar juntos hacia un destino claro. Las actuales y próximas autoridades tendrán que estar a la altura de nuestras demandas y todos buscaremos la forma de contribuir en el nuevo porvenir.

Esta nueva era debemos tomarla como una nueva oportunidad, como un nuevo renacer que involucre no tan solo el tema social sino que también medioambiental. El ser humano debe seguir evolucionando, entendiendo que es mejor hacer el bien que hacer el mal. Que el egoísmo e individualismo no llevan a ninguna parte y que fundamentalmente el amor y la comunión es a prueba de todo.

Vamos por un 2020 con la frente en alto, pensemos en que esta crisis nos llevará a un nuevo camino donde miremos hacia atrás y veamos que juntos pero todos juntos salimos de esto.

Un feliz y nuevo año para todos.

Rodrigo Lagno Soto

Director Ejecutivo 

Magíster en Administración y Gestión