El secreto no es ir detrás de las mariposas. El secreto es cuidar del jardín para que ellas lleguen solas

Es común escuchar en la gente pasado los 40 (estoy dentro del mismo grupo) decir que cuesta un mundo a esa edad encontrar pareja, pero creo que pedir pareja cuando a veces ni siquiera te has encontrado a ti mismo es pedir demasiado.

Es verdad que uno de los principales sueños que buscamos todos en la vida es encontrar a alguien para amar y ser amado, pero, la idea es que ese alguien también encuentre en ti eso que tú también buscas en los demás. Por eso, la clave del amor, del amor verdadero, está en amarse a uno mismo primero para luego pensar en amar a los demás. No puedes amar a otras personas, si primero no te amas a ti mismo. No puedes hacer que te respeten, si primero no aprendes a respetarte a ti mismo. Todo empieza por nosotros mismos.

Creo que antes de pensar en buscar pareja, es más importante enfocarse en construir tu vida. La pregunta no es cómo atraigo a una persona, sino cómo me hago una persona más atractiva para mí y luego para los demás. Es un principio del éxito: desarrollar hábitos, trazar objetivos, luchar por tus sueños, mejorar tus finanzas, ser TU MISMO.  No regales tu tiempo. No mendigues atención ni compañía. Eso hace la persona ganadora: construye su vida. Mira su vida como si fuese un jardín y aplica lo que dice un antiguo y bello poema: «el secreto no es ir detrás de las mariposas. El secreto es cuidar del jardín para que ellas lleguen solas.»

El secreto, el gran secreto para ser personas atractivas, es la mentalidad. No mendigues compañía, vive tu vida y se feliz: no faltará quien querrá que le compartas esa felicidad. Vive tu vida y se seguro de ti mismo: la seguridad, la confianza en uno mismo, ese es el rasgo más valioso de la atracción y del amor. Y se fuerte. Recuerda que hay personas que son compañeros de ruta y otras que son compañeros de vida. Si alguien se va por cuenta propia, que se vaya. Tú se fuerte: no ruegues, no te arrastres, no mendigues. A menudo las personas que saben vivir su soledad son las más fuertes.

Sé que suena fácil decirlo pero también sé que es difícil aplicarlo. Pero vamos, sé que se puede. Yo también estoy en el mismo camino, también busco construir y mejorar mi vida, también quisiera una pareja como casi todos quienes hoy se encuentran solos. Pero, quizás a diferencia de algunos, yo aún no tengo apuro…

Rodrigo Lagno Soto.

Director Ejecutivo.

Magíster en Administración y Gestión Operacional.