El vino: Infaltable en la celebración de nuestra patria

Llegamos a septiembre y el olor a empanadas, asado y el buen vino se pueden sentir en cada hogar de nuestra larga y angosta faja de tierra. Por lo tanto, para este especial es preciso contar con interesantes aspectos beneficiarios del vino que te encantará saber, de esta manera pasaremos estas fiestas con todas las ganas de querer aprovechar las propiedades de esta exquisita bebida.

El vino es un licor obtenido de la uva y la fermentación alcohólica de su zumo, cuya historia se remonta a eras muy antiguas, desde las primeras civilizaciones griegas, durante el tiempo de los romanos hasta nuestra propia historia como país, en donde los criollos celebraban fiestas patrias con cuecas acompañadas de litros de vino, de la misma forma que hoy, intentando siempre conservar esas tradiciones.

Hoy podemos disfrutar de una vasta variedad de distintos vinos, y esto es dado a que Chile tiene una riqueza geográfica y climática impresionante, lo cual se traduce a que muchas variedades de uva se han adaptado perfectamente, y por ende, muchos tipos de vinos. Los tintos más apetecibles en nuestro país son: el Cabernet Sauvignon, Carmenère, Syrah, Merlot y Pinot Noir, por otro lado, en el caso del blanco, podemos encontrar el Sauvignon Blanc y Chardonnay.

El vino como tal tiene muchos beneficios para nuestra salud

En primer lugar, cabe decir que este tiene un gran poder antioxidante, es capaz de reducir la depresión y puede prevenir el cáncer de mama, la demencia y el cáncer de próstata. Por otro lado, por la presencia de Resveratrol, compuesto que se encuentra en la piel de las uvas de color rojo, ayuda considerablemente a retardar el envejecimiento. El consumo moderado de vino activa un gen que impide la formación de células de grasa y ayuda a movilizar las existentes, de hecho, una investigación del Instituto Tecnológico de Massachusetts señaló que aunque tiene siete calorías por gramo, en dosis moderada, puede llegar a reducir la obesidad y el sobrepeso al envejecer, puede aumentar los niveles de colesterol bueno en la sangre y prevenir las complicaciones cardiovasculares.

De acuerdo a la Guía Dietética Americana (2010) lo recomendable en general es una copa de vino al día para las mujeres y dos para los hombres, esto es ya que las mujeres absorben el alcohol mucho más rápido que el sexo opuesto, debido al menor contenido de agua en el cuerpo.

Cada vino tiene su uso y su acompañante

Carménère: Una cepa extinta que renació en Chile, por lo cual es tan reconocido. Se puede servir con platos como pastel de choclo, humitas y pastas en general.

Merlot: De sabor y aromas más frutales. Este vino es perfecto para carnes no muy condimentadas, como las chuletas de cerdo, pastas y platos con pollo o quesos de textura y sabor más suaves.

Syrah: Este vino tiene un sabor más fuerte, y es más adecuado para carnes de caza, como el jabalí o el conejo, y costillas de cerdo.

Cabernet Sauvignon: El más típico de Chile, con un sabor más fuerte y robusto, el cual queda muy bien con carnes rojas asadas y el acompañante perfecto para el cordero.

Pinot Noir: Suave y levemente cítrico. ideal para quesos no muy fuertes y carnes blancas como el pollo o el pavo.

Sauvignon Blanc: Vino fresco y frutal. Ideal para acompañar pescados y mariscos frescos, como una rica merluza frita o un agradable cebiche (o ceviche).

Chardonnay: De color dorado, y con más cuerpo. Es perfecto para acompañar pescados grasos, como el salmón o una reineta a la mantequilla.

Rosé: Una mezcla de dos o más cepas, suele servir para acompañar cualquier tipo de plato. Ideales para aperitivos.

Y por supuesto, en estas épocas, no puede faltar el favorito vino pipeño para la preparación del famoso “Terremoto”, una bebida dulce y deliciosa, fácil de preparar y predilecta en Fiestas Patrias. Para prepararla solo necesitas helado de piña, vino pipeño, granadina, y si gustas, puedes agregar a este algún toque de pisco o whisky.

Por último, recuerda para aprovechar los beneficios del vino solo hace falta un par de copas, y que para pasarlo bien, no es necesario tomarse hasta el agua del florero, consume con moderación.