Felipe Bernal, primer joven chileno con síndrome de down graduado de una carrera universitaria

La fundación DownUp filial Ñuble, y sus representantes; Verónica Simpson, Paula Azócar y Carolina Marcos, organizaron una charla dirigida a la comunidad en general, para tocar temas como la inclusión, el respeto y la educación de los niños y adolescentes con Síndrome de Down.  En este marco, uno de los ponentes invitados fue el joven Felipe Bernal, quien es el primer chileno con síndrome de Down graduado de una carrera universitaria.

Felipe Ignacio Belmar Gutiérrez de 26 años de edad, es un joven muy alegre y carismático, y una de sus grandes metas es apoyar a diversas fundaciones que apuesten por la educación e inclusión de niños que padecen de síndrome de Down.

Cuéntanos Felipe, ¿Cómo llevaste tus años universitarios?.

 Fueron buenos años… Al principio me costó un poco lo que era tener distintas asignaturas en distintas salas, pero al poco tiempo me fui acostumbrando y me adapté a esa situación.Todos mis compañeros y profesores fueron amables y atentos conmigo, bromeábamos siempre y eso me hizo sentir parte del estudiantado. Ellos practican muy bien la inclusión, y es así como debe ser, porque la inclusión la hacemos todos, no solo los que estamos de este lado.

¿Por qué decidiste estudiar para Técnico Agrícola?

 Más que nada por la familia, mi papá tiene campo y fue una decisión en conjunto con mis padres para evaluar qué nos podía funcionar más a todos, y era algo práctico ya que podía realizar la actividad agrícola cuando quisiera.

¿Te gustaría seguir estudiando, quizás en otra área?

Si me gustaría seguir estudiando, me gusta mucho el teatro, esa es mi pasión, va mucho más con mi ser interior. Ya estoy estudiando de hecho, he participado en dos obras y estamos preparando la tercera. Me gusta el teatro por lo que es y por lo que deja, además me hace sentir libre; que vivo por algo y que pertenezco allí. El teatro ha cambiado mi forma de pensar acerca de cómo es la vida, me iluminó y le dio sentido a mi corazón.

¿En qué estás trabajando actualmente? Y cuéntanos de tus planes para el próximo año.

 Yo tengo dos trabajos, trabajo en una corporación que ayuda a niños con síndrome de Down, llamada Edudown Chile, con sede en la Araucanía, y allí desarrollo varias funciones. Mi otro trabajo es en la Escuela Municipal Llaima, como técnico agrícola, ahí ejerzo mi profesión en pleno campo, donde realizó la práctica diaria con mis estudiantes. Para el próximo año mi meta es seguir creciendo y seguir disfrutando de la vida. 

Me encanta el fútbol por ejemplo, apoyo a La Católica; he estado en el plantel compartiendo con todo el equipo y fue una experiencia maravillosa. Me encanta Chayanne también, fui a su concierto, y me encantan hartas cosas, por eso amo la vida. 

¿Qué se siente ser invitado por la fundación DownUp Ñuble para participar como vocero?

 Me siento feliz y agradecido porque puedo ser un aporte para las demás personas y creo que eso es lo más importante en este tipo de fundaciones, el ayudar a otros.

¿Qué mensaje le quisieras hacer llegar a esos jóvenes, que por tener alguna discapacidad no creen lograr sus metas?

Mi mensaje para ellos es que no importa la condición que tengan, tener síndrome de Down o cualquier otra, no es una enfermedad sino características distintas. Que sigan sus sueños y persigan las metas que quieren para su vida; con esfuerzo, perseverancia y siendo constantes en la vida, solo por ese camino se llega a la felicidad.Por otro lado la Sra. Trinidad Gutiérrez, madre de Felipe, nos comentó de qué manera podemos practicar la educación e inclusión de nuestros hijos.

¿Qué características estuvieron presentes en la formación temprana de Felipe, para que el desarrollara su potencial de esta maravillosa manera?

Desde pequeño Felipe ha sido muy perseverante, muy decidido y constante para lograr lo que él quería. La formación de los hábitos fue fundamental para lograr esa disciplina de estudiar, trabajar y lograr lo que uno desea de la vida. Esa alegría y ese disfrutar de lo que se hace es lo maravilloso de Felipe, porque si tú estás contento y disfrutas de lo que haces, aprendes más, desarrollas distintas habilidades y avanzas de manera constante.

 Él tiene características que lo hacen muy especial; como su empatía, su sensibilidad por las personas, por el querer saberlo todo, querer participar de todo, y eso obviamente ayuda mucho. 

¿Qué consejo le daría a esos padres que tienen hijos con alguna discapacidad?

Básicamente que confíen en todas las capacidades de su hijo, todos los niños nacen con la posibilidad de desarrollar muchas habilidades, como lo dije en la presentación de hoy, ¨No son los genes los que hacen nuestro destino¨, sino es el entorno, el ambiente, lo que hacemos como familia, lo que hace la comunidad, la escuela, las personas que están alrededor de los niños que presentan algún tipo de discapacidad. Eso marca nuestra vida, por eso es tan importante la inclusión, que era el tema principal de esta jornada.

Con mucho trabajo y mucha preparación desde pequeño para que esa inclusión sea real, como decía Felipe ¨La inclusión la hacemos todos¨, es decir, los que incluyen y el que es incluido. 

 Por su lado, el que no trabaja por ser incluido, sin duda le va a costar sentirse parte de la sociedad, y el que no incluye está dejando perder grandes oportunidades como ser humano. Por lo tanto, es un tema que hay que desarrollar y vivirlo para potenciarlo siempre, cada vez más y mejor.