Las grandes olas de rupturas amorosas causadas por las redes sociales

Recientemente las redes sociales han sido acusadas constantemente de ser causantes de una cifra alarmante de rupturas de pareja.

A pesar que los conflictos en las relaciones son meramente por diferencias de opinión y conductas, las redes sociales se han convertido en perfectos intermediarios y promotores de estos conflictos. De acuerdo a datos que elaboró Cyberpsycology and Behavior Journal (Diario de Comportamiento y Cibersicología), el cual recogió CNN Chile, indican que las redes sociales provocan 28 millones de rupturas entre usuarios de todo el mundo al año, lo cual deja un gran desconcierto y una imagen negativa en la manera que tienen las parejas de relacionarse hoy en día.

Estas situaciones conflictivas que las parejas tienen por medio de las redes tienen mucho que ver con temas relacionados a la confianza y la fidelidad, es decir, las parejas a través de las aplicaciones como WhatsApp, Facebook e Instagram enfrentan problemas de malentendidos o tergiversaciones, celos o caen en provocaciones de infidelidad que terminan por amenazar las relaciones. Sin embargo, ¿Podemos culpar a las redes sociales de todos los problemas y rupturas de pareja? O también ¿Puede haber un grado de responsabilidad de las mismas personas con respecto a las decisiones que toman por medio de estas redes? Podríamos responder que la culpa de las decisiones es netamente personal, pero que las aplicaciones pueden facilitar increíblemente.

Pero ¿Cuáles son las razones de que el uso de redes sociales esté provocando tantas rupturas amorosas?

Síndrome del Doble Check

Este problema es una consecuencia del uso que se le da a las redes sociales para controlar a la pareja, y hace referencia al estado de ansiedad que surge cuando una persona está demasiado pendiente de que sus mensajes sean respondidos a la brevedad. Este hecho ha llegado a provocar graves discusiones en las relaciones amorosas, ya que con ello se genera la desconfianza y la duda respecto al motivo de ¿Por qué estando en línea, no responde el mensaje? Esta condición es mucho más frecuente de lo que pensamos, y es la consecuencia de la poca tolerancia a la frustración y la falta de paciencia que tienen algunas personas, y por otra parte, la personalidad controladora y obsesiva de otras.

Sexting e infidelidad

El desarrollo de las redes sociales en la pareja ha abierto una amplia ventana hacia la infidelidad, y esto se puede evidenciar por medio del sexting (sexo digital), el cual es una de las formas más utilizadas por muchos de los jóvenes y adultos de hoy en día. Exactamente un 75% declara haber participado del sexting, tanto para comenzar una relación, como para cometer infidelidad. Esta actividad consiste en enviar fotos o mensajes con contenido sexual a otra persona (amante) por medio de las redes sociales, lo cual puede provoca inseguridades y sospechas que llevan inevitablemente a una ruptura. El sexting es reconocido y considerado como otro tipo de infidelidad perteneciente a la era digital. A pesar que las redes sociales nos permite un mayor acceso a otras personas, esto puede resultar peligroso para las parejas que tienden a ser más infieles, ya que el mismo informe mencionado establece que el 95% de los usuarios de Facebook busca en algún momento a sus ex parejas, lo cual generó reencuentros que terminaron con sus respectivas relaciones.

El celo digital

Las redes sociales se han convertido en un elemento indispensable para los más jóvenes, porque abre más las redes de contacto. Sin embargo, para una persona celosa, esto es un reto diario que le afecta emocional y psicológicamente, ya que comienzan a cuestionar constantemente la actitud y acciones de su pareja en las plataformas digitales, formulando preguntas, como ¿Con quién chateas? ¿Quién es el/la que aceptaste en Facebook? ¿Lo/la conoces? ¿Por qué pasa tanto tiempo conectado/a? Todas estas peguntas pasan por la mente de una persona insegura, y esta desconfianza es otra principal desencadenante de peleas y rupturas de las parejas. Según una investigación del Think Tank Tren Digital, el 40% de las discusiones de pareja son por celos que se han producido a través de las redes sociales, y esto es porque generalmente, las aplicaciones mencionadas potencian los celos de las personas que tienen una manera de pensar más obsesiva con respecto a la conducta de sus parejas en las redes sociales, como una selfie, un comentario, un me gusta en la publicación de otra persona, etc.

Bajo estos antecedentes podemos convenir en que son muchas las razones para creer que las redes sociales son la raíz de la mayoría de los problemas de las parejas modernas, pero que, por otro lado, las personas también permiten que las situaciones se generen por estos medios. La situación de comunicación digital que vivimos gracias a estas redes ha generado en la sociedad una baja tolerancia a los problemas de pareja, es decir, hoy es más sencillo “cortar por lo sano” que solucionar las pequeñas trabas que surgen cuando la relación va madurando, ya que las relaciones ahora se viven en y por medio de aplicaciones, perdiendo de este modo lo que significa ser parejas.

Por otra parte, existe otro fenómeno que ha creado la tecnología y es la poca importancia que se le da al compromiso, bajo la frase “Hay muchos peces en el mar”, la cual es un hecho que se puede cambiar perfectamente por “Hay muchos peces en Facebook”, ya que con las redes sociales el mundo parece ser demasiado grande, lo que se traduce a que existen muchas personas lindas e interesantes que podríamos conocer. Esto es una realidad que se vive todos los días, para todos hoy hay menos ataduras, no hay mucho que perder si se termina la relación, es en realidad otra mentalidad.

Recomendaciones para no caer en estas típicas causas de rupturas amorosas

Para todo efecto de una relación sana es imprescindible no cruzar ciertos límites que finalmente amenazan la buena convivencia, por lo que es importante cuidar el espacio y la privacidad del otro, es decir, no pasarse contraseñas ni husmear en el celular de la pareja, si desea cultivar la confianza sólo se necesita honestidad y una buena comunicación. Por otro lado, es importante descansar de las redes sociales de vez en cuando, ya que la mejor manera de disfrutar es a través de un espacio físico en común, para pasar tiempos juntos sin tener que publicarlo en las redes. Por último, es muy importante no disponer todo el tiempo de pareja a los celulares, es esencial comenzar a trabajar en una nueva modalidad en la que podamos cuidar el diálogo cara a cara, y que básicamente es conversar los problemas de frente y no a través de una pantalla.