Luis Mauricio Garrido Aravena, Jefe de la Brigada de Homicidios Chillán

Oriundo de la ciudad de Cauquenes, con 26 años de servicio, se desempeñó durante casi 20 años en la Brigada de Homicidios y Delitos Económicos en la ciudad de Talca, posteriormente y luego de egresar de la Academia Superior Institucional llegó a Chillán en cargo de subjefe en enero del 2016, y al pasar dos años, fue nombrado Jefe Titular de la Brigada de Homicidios Chillán.

Cuéntanos, ¿Qué es lo que más le gusta de su trabajo?

Durante los primeros 20 años me dediqué a mi trabajo policial activo, algo que me encantó desde el momento en que ingresé a la escuela, fue amor a primera vista. Luego llegué acá a Chillán, me motivé para estudiar y realicé dos diplomados, uno en Psicología juvenil y otro en Dirección de equipos de trabajo, y actualmente estoy realizando un Magister en educación y un Diplomado en Derechos Humanos, mi trabajo me exige día a día y eso me hace sentir vivo.  Nuestro trabajo es bastante dinámico, si bien existen ciertos protocolos y normativas de actuación, tampoco es tan rígido ya que debemos adaptarnos al entorno y cambios constantes que presenta el fenómeno criminal.

¿Cuál es la función principal que realiza la brigada de homicidios?

En términos concretos, el detective de homicidios investiga toda muerte que sea sospechosa de criminalidad, entonces, nosotros a través de ese enfoque planeamos una estrategia de tal manera, que en un tiempo oportuno, podamos saber si la víctima fue intervenida por terceras personas. Uno como jefe debe facilitar los escenarios a nuestros colaboradores, para que se desenvuelvan con un razonamiento crítico y se empoderen como equipos de alto rendimiento, bajo el paradigma de que nada es rígido, se necesita poder imaginar y recrear la escena del crimen, desarrollando teorías sustentadas en el método científico. 

¨Las evidencias que se encuentran en la escena del crimen son testigos mudos que no mienten¨ 

¿Es Chillán una ciudad tranquila como se conoce o es un tanto delictiva?

Ya había escuchado que Chillán era una buena ciudad para habitar, y efectivamente, es una comuna bastante apacible, una ciudad donde todavía se puede caminar tranquilo. Comparándola con Talca o Concepción ciertamente hay una diferencia notable, Chillán para mí es un gran lugar, donde la gente es amable, amigable, que disfruta la gastronomía, disfrutar en familia no siendo tan delictiva todavía.

¿Cuáles son las fortalezas y las debilidades que tiene la Brigada de Homicidios?

Creo que nuestra mayor fortaleza es que siempre nos ha movido el sentido de servir y promover un estilo de contacto directo y efectivo con las autoridades. Otra fortaleza es a nivel institucional, somos muy respetuosos de la doctrina y de los derechos humanos, nosotros queremos aportar al desarrollo y la seguridad humana. Y en cuanto a las debilidades, considero una barrera que las personas a veces manejando información no quieran involucrarse en el crimen ocurrido, muchas veces por miedo o por no querer realizar trámites, por protegerse o resguardarse. Pero para esto, tenemos instancias que permiten declarar bajo reserva, de manera anónima. Y nos ha pasado, que existen crímenes donde los testigos que no desean declarar, son los que más información manejan sobre el caso, esto se ve mucho en los femicidios. Así que es una variable que podría repercutir en la gestión investigativa, al no existir testimonios precisos del delito perpetrado.

¿Existe algún desafío para la brigada a mediano o corto plazo?

Nuestro desafío es a nivel transversal, más que nada entregar una respuesta efectiva y eficiente a las personas, mantener los altos estándares de esclarecimientos de los casos, innovando en nuestras intervenciones, sustentadas en el análisis criminal y la inteligencia policial, y también, seguir actualizados en cuanto a tecnologías que nos faciliten los procesos de investigación.

¿Algún consejo que quiera darle a esos jóvenes que quieran ingresar a la Brigada?

Para ser detective debes tener vocación, ya que es un trabajo que requiere de mucho tiempo y atención 24/7. Yo salgo de mi oficina y sigo siendo detective, nuestro gran aliado es el teléfono celular, no podemos hacer nada sin él ya que no sabes cuándo una nueva pista va a salir a la luz y debes actuar, así que mi consejo es que, si quieres ser detective y dedicarte a esto, hazlo porque te gusta. Quien esté preparado para eso y sienta que en su ADN corre sangre investigativa, lo invito a formar parte de nuestro equipo.