María Berta Dueñas Rodríguez, propietaria pastelería La Abuelita

Entre nuestros ciudadanos hay una persona muy especial que Revista Murano quiere destacar en este especial día de las madres. Esta mujer trabajólica, independiente, versátil, vigente, es María Berta Isabel Dueñas Rodríguez, fundadora de la pastelería “La Abuelita”, madre de 7 hijos: Eduardo, Carmen Gloria, Alejandro, Consuelo, Gonzalo, Gustavo y María Antonieta, y quien, a lo largo de su vida ha recorrido tantos caminos y ha hecho prácticamente de todo. Pintora, pastelera, participante activa de organizaciones culturales, como la Corporación Arte y Cultura, en donde se imparte clases a adultos y jóvenes. Además ha sido parte de organizaciones políticas, como el Comité Ñuble Región. Berta Dueñas es una mujer que se ha desenvuelto en todo a sus 89 años y dice no estancarse ahí, aún tiene energía para los proyectos que piensa continuar.

Junto a una exquisita torta, esta increíble y multifacética mujer, madre, abuelita y bisabuela, nos contó detalles relevantes y entretenidos sobre su experiencia como madre.

Cuéntenos ¿Cómo ha sido la experiencia de tener 7 hijos?

Mi experiencia ha sido muy buena, y aunque piensen que 7 hijos pueden ser mucho, para mí no lo fue tanto, ya que siempre tuve el apoyo de Gilberto mi esposo, quien fue un hombre sencillo, correcto, de profundas raíces cristianas, con quien formamos esta amplia y maravillosa familia. También fue muy importante Dorita Rodríguez, mi madre; mi abuela y dos nanas inolvidables. Esa ayuda fue muy agradecida e importante, ya que esa época era muy diferente; por ejemplo, los pañales se lavaban a mano, por otro lado, era una gran tarea hacer dormir a lo más pequeños. Sin embargo, ha sido maravilloso, una aventura interminable, ya que ser madre es un trabajo de toda la vida.

¿Alguna vez pensó que tendría tantos?

Creo que sencillamente estaba predestinada a tener una familia numerosa, ya que yo misma provengo de familias frondosas, por ambos lados. Mi padre y sus hermanos eran 15 y mi madre por otro lado, eran 9, por lo tanto, tuve a quien salir. Tener una familia grande es muy lindo, a mí me encanta cuando todos se reúnen y se comparten momentos únicos.

¿Qué es lo más gratificante de ser madre de 7 hijos?

Lo más gratificante es saber que hoy puedo contar con cada uno de ellos, ya que todos mis hijos e hijas son y han sido maravillosos conmigo; me han acompañado siempre, se preocupan para que yo pueda tener un buen pasar. Verlos hoy, convertidos en hermosas personas, es lo más importante para mí, es lo que me llena el alma.

En base a su experiencia, ¿Quiénes son más difíciles de criar: las niñas o los niños?

Mira, yo diría que son iguales, no hay diferencia. Independiente del género, cada niño es diferente, tienen distintos caracteres, temperamentos, etc. Sólo hay que saber llevarlos.

Cuéntenos cómo ha crecido la familia, ¿Cuántos nietos tiene hasta ahora?

Tengo 17 maravillosos nietos, a quienes amo y adoro, tenemos una relación bastante estrecha y el cariño es totalmente correspondido. Me considero una abuela cariñosa, sin embargo, también los corrijo, ya que quiero que sean personas correctas y de bien siempre.

¿Qué mensaje o consejo le diría a una futura mamá?

Diría que lo más importante en esta extraordinaria tarea de ser madre, es transmitirles cariño a los hijos, es decir, hacerlos sentirse amados. Hoy en día, gran parte de las madres trabajan y están fuera de sus casas, y muchas veces es difícil para los hijos sobreponerse a eso; por ello, cuando estén con sus hijos, traten de entregarles tiempo de calidad, ya que son muy sensibles y aunque no lo demuestren, asimilan las cosas igual que nosotros. Mi consejo para las futuras mamás es que aunque sean activas en sus profesiones, no pierdan la conexión con sus hijos.

¿Qué significado tiene para usted el día de la madre?

Para mí es muy importante que se celebre a las madres, ya que ellas son lo más grande que uno puede tener en la vida. Imagínense que cada parto es un riesgo, es decir, una madre es capaz de dar la vida por un hijo. Y en este día quisiera aconsejar a todos los hijos que saluden a sus madres, que no las dejen solas, que las acompañen y compartan con ellas su cariño y amor, que es todo lo que ellas necesitan.