Mes de los gatos

Amarillos, negros, blancos, tricolores, esponjosos, de pelo corto, o hasta sin pelo, los gatos son una de las mascotas más queridas por las personas, ya sea por esa personalidad curiosa y juguetona que los hace simplemente irresistibles.

En primera instancia los amigos felinos comenzaron a empatizar con las personas debido a sus efectivas habilidades de caza, muy necesarias en la época medieval, donde se vivían grandes plagas de ratas en Europa y luego el resto del mundo. Y por supuesto no podemos dejar de mencionar que en el antiguo Egipto, estos animales eran considerados partes de la sociedad, dioses que se habían transformado en estos animales astutos y solidarios.

Los mininos son mascotas muy especiales, ya sea por sus habilidades y la inteligencia que poseen para buscar maneras de conseguir siempre lo que quieren, como captar la atención de sus amigos humanos, obtener comida o un objeto que no está a su alcance. Estos son notables síntomas de un gato saludable, pero no son las únicas, ya que estos increíbles félidos animales requieren de muchos elementos tanto para su entretención como el relajo.

Comportamiento típico de un gato

Muchas personas creen que los gatos son destructores por naturaleza, pero en realidad sus acciones son maneras que tienen para comunicarse. Por ejemplo, cuando un gato rasca sillones o cortinas, lo hace con una idea de juego o de marcar su territorio o incluso para deshacerse de algunas de sus uñas, estos destrozos puedes evitarlos comprándoles rascadores, así tu minino podrá descargar su energía en algo de él y no en tu hogar.

Otro tipo de comportamiento es su inevitable agresividad, la cual puede ser un indicador de alguna dolencia o enfermedad del animal, por lo que es importante descartarlo con el o la especialista correspondiente. Por otro lado, en el caso de tratarse de un mal comportamiento, solo basta con rociar algo de agua, haciendo un ruido similar con la boca, pero nunca se les debe golpear.

Además de ello, si es un gato feliz y saludable, se lavará la mayor parte del día, ya que un gato saludable es un gato que se lame, y si a esto le agregas que de paso te lame la mano, es un signo de total confianza, una especie de abrazo. Otro indicador de buena salud, calma y felicidad es su ronroneo, un claro momento en que el felino se siente pleno.

Sin embargo, hay otras conductas que pueden parecerte extrañas u horribles, como lo es que te realice ofrendas de animales muertos, aunque parezca algo tétrico y desquiciado, en realidad es bastante común que los felinos lo hagan en señal de cariño, como regalos y prueba de lo buen cazadores que son.

Cuidados de los mininos

Lo más importante para ellos es su higiene, por lo que es imprescindible que su caja de arena esté siempre limpia, es decir, quitar sus desechos y orina al menos dos veces al día y cambiar su arena completamente cada dos días, aunque esto puede depender del tipo de arena que ocupe.

Mantener su agua limpia, y una dieta balanceada, es decir no sólo alimento seco, muchas veces la comida enlatada o comida casera son mucho más aceptables, ya que les ayudará a aumentar la humedad y así evitar infeccione en el tracto urinario.

Cortar sus garras cuando son adultos no es la mejor manera de cuidar sus muebles, de hecho, lo que realmente hace son 10 amputaciones separadas, ya que estas consisten en el corte de la última articulación de cada uno de los dedos de su gato, un método muy doloroso y costoso.

Beneficios de tener un gato

Se adaptan a espacios pequeños: un felino es perfecto para aquellos que viven en departamentos, ya que estas mascotas no necesitan tanto espacio para jugar, comer, dormir o hacer sus necesidades.

Mejoran la salud: Muchos estudios afirman que los gatos tienen la capacidad relajarnos y ayudarnos a reducir el estrés, es más, si duermes con ellos, probablemente tu presión arterial baje y equilibre los latidos de tu corazón y tu respiración.

Son definitivamente la mejor terapia: los terapeutas y psicólogo señalan que adoptar un gato ayuda bastante a las personas que se sientan solas, deprimidas o angustiadas. Por otro lado, ayudan a niños con autismo a comunicarse mejor, ya que acariciar al animal, aumenta su nivel de confianza.

Son la mejor diversión de tu día: Con ellos puedes jugar, dormir, descansar, y tener un compañero para tus horas de ocio.

Ya sabes, no importa la raza o el color, cada gatito/a tiene sus beneficios y su amor esperando para ser adoptados. Y para quienes tengan estas delicadas e inteligentes mascotas, celebren este mes de los gatos dándoles todos los cuidados que requieren.