Ñuble necesita infraestructura para crecer

La nueva Región de Ñuble debe abrirse a nuevas iniciativas que vayan en dirección de un crecimiento sostenido e integral. Sus autoridades deben ampliar el horizonte y desarrollar las grandes fortalezas que tienen esta tierra y su gente.

Hasta hoy, el campo ha sido el gran sostén. Pero es insuficiente. Debe ser modernizada su agricultura y sus cultivos deben industrializarse para sacar mayores rendimientos y responder a lo que están demandando los grandes mercados internacionales.

Pero debe también diversificarse. Potenciar, por ejemplo, el Turismo, que es riqueza. Necesitamos crear conciencia turística en la gente, no dar palos al visitante para que no vuelva nunca más. El turista debe sentirse bien, transformarse en un amigo que regrese muchas veces.

El turista tiene varias prioridades. Necesita carreteras impecables, aeropuertos en condiciones y seguros, medios de transportes nuevos.  Y que los hoteles deben también estar a la altura.

Ñuble necesita que su actual aeródromo se transforme en aeropuerto. Debe recibir aviones grandes, cargados de turistas extranjeros. Para ello, necesita alargar su pista. Muchos lo han prometido, pero no se ha terminado de cumplir. Se da la circunstancia de que el General Arturo Merino Núñez ha sido designado Comandante en Jefe de la FACH. El hijo del Comodoro Arturo Merino Benítez, padre de la aviación chilena y nacido en Chillán, el cual valora mucho la forma en que nuestra gente recuerda a su padre. Ojalá que eso sea un aliciente para que la capital regional consiga, por fin, tener un aeropuerto moderno.

Esa infraestructura es fundamental para crecer. Un aeropuerto, con todas las condiciones de seguridad, se transformará en una gran puerta para el turismo internacional y para las exportaciones que puede y debe hacerse desde nuestras fecundas tierras.   

Ñuble cuenta con una cordillera envidiable, con las mejores condiciones para los deportes invernales y para el turismo de aventura en verano. Su valle central es de gran belleza y llena de tradiciones, que son demostrativas de su identidad patrimonial. Y sus costas cuentan con un mar especial para la pesca deportiva y los demás deportes náuticos.

Todo lo demás, viene de la mano de las iniciativas audaces y novedosas, así como la voluntad política para crecer.

Miguel Ángel San Martín

Periodista