San Pedro de Atacama, un sueño natural de nuestro país

Puedo declarar que la vida me ha permitido recorrer en varias ocasiones algunos hermosos destinos turísticos de nuestro país, pero, ahora, acabo de conocer uno que me ha marcado enormemente. Desde ya hace un tiempo me propuse conocer San Pedro de Atacama, esto, debido a las bellísimas imágenes de sus paisajes que uno puede conocer por Internet, además de los innumerables buenos comentarios que se escuchan a menudo por gente que ha visitado este lugar. Y sí, ahora me tocó a mí.

San Pedro es un lugar distinto, donde sus calles, además de reflejar antigüedad y misticismo, destacan también por los miles de turistas que día a día visitan todas sus bondades. Sus paisajes son tan espectaculares para algunos, que llegan al punto de enamorarlos a primera vista y determinar el rumbo de sus vidas, donde muchos han optado por asentarse en un poblado que es cada vez más cosmopolita.

La complacencia con el paisaje y la seguridad económica que ofrece esta tierra parece ser un denominador común para los protagonistas de esta historia.

Debemos reconocer que en Chile tenemos algunos de los paisajes más hermosos del mundo. La naturaleza ha sido generosa con nosotros, permitiéndonos tener una gran variedad de climas y, por ende, de paisajes que deslumbran nuestros sentidos.

Es común para todos escuchar decir que viajar dentro del país resulta más caro que viajar al extranjero. Posiblemente algo de cierto haya en eso. Sin embargo, hoy por hoy hay muchas promociones de las líneas aéreas que dejan el viaje en avión a su alcance. Sobre todo si planifica con suficiente anterioridad.

Sobre los alojamientos, la alimentación y las expediciones, puedo decir que existen variadas opciones que se ajustan al presupuesto de cada persona o grupo familiar.

San Pedro de Atacama, se encuentra a aproximadamente a 98 kms de Calama. El encanto no es sólo del pueblo, sino todos sus alrededores y en forma muy especial el Salar de Atacama,  las lagunas Tebinquinche y Cejar; Los Ojos del Salar, y por supuesto el mágico Valle de la Luna, que  es uno de esos paisajes “extraterrestres” únicos en  el mundo. Y sus cielos…  mirar el cielo durante la noche es una experiencia mística difícil de olvidar.

Entonces, si usted está pensando en recorrer algún punto de nuestro país, no dude en visitar San Pedro de Atacama, donde la tranquilidad, la armonía y la belleza de sus paisajes, son capaces de asombrar a cualquier visitante que se aproxime a esta zona.

Rodrigo Lagno Soto

Director Ejecutivo

Magíster en Administración y Gestión