¡Ser felíz: una decisión!

Todos los años el 20 de marzo se celebra el día internacional de la felicidad, un día que fomenta el bienestar emocional de las personas en todo mundo.

Desde 2013, las Naciones Unidas ha celebrado este día como reconocimiento al  importante papel que desempeña la felicidad en la vida de las personas en la actualidad.

Pero ¿Seremos realmente felices? ¿La palabra felicidad está en nuestro vocabulario habitual? Según diversos estudios cada día somos menos felices y más estresados. Tal como acaba de leer: menos felices. El 88% de los chilenos reconocer a haber estado depresivo o estresado alguna vez en su vida.

En Ñuble los niveles de depresión y estrés van en alta. Según la encuesta Nacional de la salud llega al 7% de la población que viven en estrés permanente, ya sea en el trabajo o en lo familiar.

Existen una infinidad de libros y documentos que hablan de la felicidad y de cómo puedo mejorar mi calidad de vida, pero lo cierto es que ser feliz es una decisión que tomamos todos los días a pesar de todas las dificultades y problemas que se pueden presentar diariamente. “Levantarse en la mañana, dar gracias, colocar una sonrisa en mi cara y traer a mi mente solo pensamientos positivos, eso es ser feliz” decía la psicóloga  chilena Pilar Sordo en una charla motivacional.

En el libro 10 secretos para el éxito y la paz interior, el escritor norteamericano Wayne W. Dyer presenta un extenso estudio de las cosas que nos quitan la felicidad. Una de estas es el apego a las cosas y a lo que está afuera de nosotros, es decir, estamos convencidos de que la felicidad llega a mi vida cuando poseo algo: ya sea una casa propia, un auto, una empresa o mucho dinero. Gastamos el tiempo buscando de forma incansable la felicidad donde no está.

Acá en Brasil, donde actualmente doy charlas sobre motivación me he dado cuenta que el gran sueño del ser humano es ser feliz, ser pleno, estar tranquilo. Lo malo que nadie hace nada por llegar a ese estado, pocas personas están dispuestas  abrir las puertas de la mente para reflexionar sobre su propio bienestar y ver la vida de diferente manera.

Osho en su libro “La Alegría” dice lo siguiente: Nadie cree en la felicidad. Parece que el hombre no puede ser feliz. Si hablas de tu depresión, de la tristeza, de la infelicidad, todo el mundo se lo cree; parece algo natural. Si hablas de tu felicidad, nadie te cree; parece algo antinatural”. Lo que dice este maestro espiritual parece tener razón. Hoy en día ser feliz parece que fuera juzgado por la sociedad. Si le digo a mi pareja o familia, soy feliz, parece que estuviera viviendo en otro mundo o simplemente lo estuviera diciendo en tono irónico. A pesar de lo anterior ya está instalada la idea de que la felicidad viene desde afuera, de lo externo, no es una actitud sino un estatus, una imagen, un título o bienes materiales. Padrones que están totalmente equivocados.

Si realmente quieres ser feliz, comienza a mirar la vida de otra manera, con otro punto de vista. Ve la vida como un regalo, usa la fe como la gran fuerza que mueve todo. Sé agradecido por cada minuto que vives y cambia rotundamente los pensamientos frustrantes por pensamientos de fe y esperanza.

No dejes que por ningún motivo los acontecimientos modifiquen tu decisión de ser feliz y comienza a soñar con una vida diferente, con una mente cargada de positivismo, motivación, reflexión y paz para superar obstáculos que se presentan. Como dice el psiquiatra brasileño Augusto Cury “Ser feliz es dejar de ser víctimas de los problemas y transformarse en el autor de su propia historia”.

A partir de hoy toma la decisión de ser feliz.

 

Joaquín Pincheira Lagos

Periodista, motivador y Coach de inteligencia