Asia, un destino turístico que hay que vivirlo

Hace algunos meses atrás, junto a mi hermano Patricio, mi primo Francisco y mis amigos Fredy y Rodrigo, decidimos recorrer Asia, principalmente la ciudad de Bangkok en Tailandia, y Hanoi en Vietnam. Las expectativas del viaje siempre fueron altas, pero jamás imaginamos que éstas serían ampliamente superadas.

La aventura comenzó con un largo viaje que bordeó las 23 horas de vuelo, las cuales en algunos momentos se volvían eternas, pero otras muy entretenidas, ya que quedamos sentados a una distancia la cual nos permitía conversar y como se dic e en buen chileno “echar la talla”.

La llegada a Bangkok fue mágica, un inmenso aeropuerto lleno de turistas de todos los lados del mundo y una amplia carretera en la cual pudimos apreciar sus grandes y modernos edificios que nos mostraban el aspecto futurista de esta gran metrópolis. He de mencionar que el calor es muy fuerte y en algunos momentos del día sofocante, pero nada que nos detuviera en esta gran aventura.

Asia es el continente más grande y poblado del planeta Tierra. Anualmente recibe alrededor de 50 millones de turistas, debido a sus grandes particularidades geográficas, culturales, comerciales, espirituales, gastronómicas, arquitectónicas y ecológicas.

Durante los 17 días vividos en Asia pudimos recorrer varios y mágicos lugares característicos que paso a detallar.

Bangkok: Es la capital de Tailandia. Cuenta con el encanto clásico y cultural que se desprende en todo el país como también con las comodidades modernas, a veces mostradas al viajero de una forma aparentemente caótica, pero siempre con esa sonrisa amable que es parte de la identidad hospitalaria tailandesa.

Al principio, la inmensidad de la ciudad y sus calles vibrantes y llenas de vida pueden llegar a intimidar al viajero, pero aquellos que visiten Bangkok se enamorarán rápidamente de cada uno de sus rincones por todo lo que ofrece, desde exóticos templos que hablan por sí solos de la arraigada historia budista de Tailandia hasta los modernos centros comerciales, que han convertido a las compras en una parte fundamental del viaje.

La estancia en Bangkok debe incluir obligadamente una visita al Gran Palacio Real, posiblemente la primera atracción turística de la ciudad.

Hay más de 400 templos budistas en funcionamiento y no es de extrañar encontrarse con monjes vestidos con sus túnicas color azafrán recogiendo limosnas o moviéndose a lo largo y ancho de la urbe.

Pattaya: Es uno de los mejores destinos de playa de Bagkok. Se trata de una ciudad costera animada que atrae a visitantes de todo el mundo, con una amplia variedad de alojamientos, locales nocturnos y actividades para todos los gustos. Entre ellas, destaca una amplia gama de deportes acuáticos, golf, compras, espectáculos de cabaret, visitas a reservas de elefantes o a fascinantes museos, por lo que es imposible no tener unas vacaciones en Pattaya llenas de movimiento. La vibrante vida nocturna de Pattaya es bien conocida principalmente por su paseo en  Walking Street, que es una experiencia diferente a lo que se puede ver en cualquier otra parte del mundo. Es una calle llena de bares go go, centros nocturnos, ladyboys y toda clase de cosas raras que puedas imaginar. Puedes encontrar buenos restaurantes a precio razonable y comida muy rica. La fiesta dura toda la noche, pero no es apto para familias o personas muy recatadas ya que la libertad de expresión está a todo dar y está más orientado a hombres por el turismo sexual que se maneja.

Si buscas algo más “normal” es mejor que te vayas a los bares que se encuentran frente a la playa o en los hoteles de la zona.

Krabi: Krabi es sin duda uno de los destinos turísticos más importantes de todo el sur de Tailandia. Con una mezcla perfecta entre playas color turquesa, islas de ensueño y templos interesantes. Koh Phi Phi es uno de los lugares más conocidos por su imponente belleza, incluso la playa llamada Maya Beach fue escenario de la película de Leonardo di Caprio “La Playa”.

Hay alojamientos para todos los bolsillos y la práctica del snorkel es una actividad que no se puede perder.

Hanoi: Estando en Tailandia y aprovechando la cercanía del país viajamos a la ciudad de Hanoi, capital de Vietnam. Hanói fue la base de los rebeldes vietnamitas contra los norteamericanos en la segunda guerra mundial. Es en la actualidad una ciudad moderna, que en muchos aspectos recuerda a otras urbes asiáticas, pero a diferencia de éstas, ha conservado su interesante legado histórico y cultural que sorprende al viajero por su belleza, buen ambiente y la cantidad de cosas que ver y hacer. El Mausoleo de HoChi Minh (primer presidente, quien fue fundamental para la formación de la República Demócratica de Vietnam, además de ser un referente político, intelectual e ideológico de la región) también merece una visita. Al igual que hicieron en su día con Lenin, el fundador del moderno Vietnam está embalsamado y expuesto a la mirada de los visitantes en un edificio especialmente concebido para ello, siendo todavía un centro obligado de peregrinación.

El tránsito en sus calles es un caos, motos que van y vienen en ambas direcciones, no existe dirección única, no existen semáforos. En una motocicleta va toda la familia, hasta tres, cuatro y cinco personas, lo cual lo transforma en algo inusual, a lo que no estamos acostumbrados. 

En resumen, los 17 días vividos en Asia han sido la experiencia turística más importante de mi vida, acompañado de importantes familiares y amigos que supieron estar siempre dispuestos (día y noche) a los desafíos que se nos planteaban. Además, aprovecho esta instancia para invitar a todos quienes puedan visitar estos paisajes a que lo hagan. Es increíble el aprendizaje que se logra. Cómo se abre la mente y cómo cambia la visión de las cosas. Pudiese nombrar muchos más lugares que vimos y conocimos, pero me faltaría tiempo para poder expresar lo hermoso que fue esta inmensa experiencia que nos regaló la vida.

Rodrigo Lagno

Director Ejecutivo Revista Murano