Carlos Ramírez, un Ñublensino de rojo corazón

Carlos Ramírez, un Ñublensino de rojo corazón

Carlos Ramírez Sáez, más conocido como “Carlitos”, es propietario de una de las carnicerías más tradicionales del mercado techado de nuestra ciudad. Pero no sólo desde ahí destaca este Ñublensino de corazón, sino que también ha sido uno de los hinchas más fieles y férreos del rojo. Ya son varios años en los que ha visto pasar por la cancha de nuestra ciudad diferentes jugadores, cuerpos técnicos y directivas que a través del tiempo lo han llenado de un amor incondicional a la camiseta de Ñublense. Es por ello que Murano Magazine, quiso conocer más de cerca a este querido y apasionado personaje de la ciudad de Chillán, que es un ejemplo de lealtad y perseverancia.

¿Desde cuándo sigue a Ñublense y cómo nace éste amor a la camiseta?
Desde niño tengo una pasión por Ñublense. En los años 80, vivía en la población Los Panificadores, que era dónde terminaba Chillán en ese momento y mi acceso al estadio era bastante restringido. Después me fui a estudiar al campo y eso me obligó a alejarme del club de mis amores. Ya en el año 90 volví a Chillán a trabajar como carnicero en el mercado techado, aquí me encontré con una masiva hinchada y comencé a ir al estadio para apoyar desde la galería. Cuando me independicé comercialmente me enfoqué en no ser solo auspiciador del equipo, sino que también, ser un hincha de verdad. He viajado a otras ciudades apoyando a mi equipo querido, permitiéndome compartir con varios jugadores y cuerpo técnico, llegando a establecer grandes lazos de amistad, reconociéndome como “Carlitos, el Ñublensino de Corazón”, lo cual me llena de orgullo. Debo destacar igualmente a mi mujer en todo esto, ya que ella también ha sido parte de esta hermosa historia. Cuando me toca viajar y acompañar al equipo, es ella quien queda a cargo de la carnicería, pues acepta y comprende mi amor por Ñublense, esta pasión estará siempre en mi familia y nuestra carnicería.

¿Qué análisis podría hacer usted como hincha del proceso que se vive actualmente en el equipo?
Hoy Ñublense vive un excelente momento, viene recién de ascender de segunda a primera división, era algo que esperábamos todos. Chillán es una plaza futbolera y los hinchas siempre hemos estado ahí apoyando al equipo en las buenas y en las malas. Ahora, vamos paso a paso, con un equipo que se fortalece como local, hoy están jugando excelentemente y hay un cuerpo técnico que le inculca personalidad, pachorra y profesionalismo al equipo. Jaime García, su director técnico, va a dejar una gran huella difícil de olvidar, es uno de los mejores técnicos que hemos tenido, ha logrado salir campeón con el equipo en la temporada 2019-2020 lo cual es una alegría y orgullo para toda la comunidad Ñublensina.

Según su percepción, ¿Cuál ha sido el mejor futbolista que ha pasado por Ñublense?
Son muchos los jugadores que se me vienen a la mente, tanto por las cualidades deportivas, como también por su calidad humana. Creo que podría mencionar a Isaac Díaz, Rambo Ramírez, Jonathan Cisternas, Fernando Chino López, Luchito Flores, Renato Ramos, Alexis Viera, Patricio Lira, Juan Pablo Toro y Sebastián “Tatan” Varas, una persona muy cercana y querida por todos. También me gustaría recordar el legado que dejó don Nelson Oyarzún, quien fue muy trascendental en la historia de Ñublense. Además, tuve la suerte de conocer a Antonio Muñoz, destacado arquero dirigido por don Nelson, a quien le enseñó aspectos importantes para su vida deportiva. Por otra parte, hoy tenemos la suerte de contar con importantes jugadores conocidos a nivel nacional, por lo mismo, resaltar sólo a uno es imposible para mí.

¿Qué mensaje le entregaría a la actual y futura hinchada del Diablo Rojo?
Siempre es importante tener sueños y desafíos propios. Para mí, aparte de mi familia y trabajo, apoyar y a acompañar al equipo de mis amores es un compromiso que mantendré por siempre. Ser hincha de Ñublense es ser uno más del equipo, pero desde fuera de la cancha, y desde allí, reír, alentar y llorar ante los triunfos y las derrotas.

Entonces, invito a toda la comunidad Chillaneja y Ñublensina a vestirse de rojo y a gritar con toda el alma ¡VAMOS ÑUBLENSE!

Digiqole ad

Relacionados