¿Cómo saber si mi hijo presenta TEL?

Para saber si mi hijo muestra características que me puedan estar evidenciando un TEL, primero debemos entender que implica, cuál es su definición y cuáles son las directrices a seguir. El Trastorno Específico del Lenguaje (TEL) es una alteración en el habla que se ve evidenciada por un inicio tardío del lenguaje, en donde el niño comienza a decir sus primeras palabras alrededor de los 2 años o más; o por un desarrollo lento en el lenguaje, en el cual el niño dice su primera palabra al año de vida aproximadamente, pero posteriormente el desarrollo del lenguaje evoluciona de una manera más lenta que el promedio de los niños de su edad.

Para diagnosticar el TEL, se requiere una evaluación de los niveles del lenguaje por parte de un fonoaudiólogo. Sin embargo, existen diferentes signos que se pueden observar en un niño que tiene TEL:

– Distorsiona las palabras, en ocasiones no logramos entender lo que quiere decir.

– Poseen un vocabulario limitado a unas cuantas palabras. 

– Dificultad para retener mucha información, por lo que les cuesta seguir algunas instrucciones.

– Dificultad en la producción de frases, realizándolas de forma desorganizada y con errores.

¿Qué hago si mi hijo tiene TEL? ¿A dónde puedo acudir?

    Es importante acudir de forma temprana a un fonoaudiólogo si notamos que un niño presenta dificultades para comprender y/o expresar el lenguaje, ya que el TEL se puede diagnosticar a partir de los 3 años de edad y es sumamente importante para el adecuado desarrollo del lenguaje del niño que éste reciba atención fonoaudiológica de manera temprana y oportuna, puesto que las dificultades en el lenguaje pueden repercutir en su desempeño escolar, social y emocional. 

    En la Escuela de Lenguaje Expresiones se realiza la evaluación fonoaudiológica de manera gratuita a niños que tienen desde 3 hasta 5 años 11 meses de edad. En los casos en donde la evaluación arroje el diagnóstico de TEL, el niño puede integrarse a nuestra escuela y comenzar a recibir intervención fonoaudiológica, donde se estimulará su lenguaje en los distintos niveles, tanto a nivel comprensivo como expresivo, para que así pueda superar sus dificultades y potenciar sus capacidades, y que de esta forma, se pueda desenvolver de una manera óptima en su desarrollo.

Algunos tips para estimular el lenguaje en el hogar

− Dedique mucho tiempo a comunicarse con su hijo. Háblele, cántele y fomente en él la imitación de sonidos y de gestos.

− Busque libros que sean apropiados para su edad, con imágenes que animen a su hijo a mirar mientras usted las vaya nombrando o deje que su hijo señale dibujos reconocibles e intente nombrarlos. 

− Escuchen canciones infantiles, que tienen el atractivo de la rima y el ritmo. 

− Aproveche situaciones de la vida cotidiana para reforzar el habla y el lenguaje de su hijo. Por ejemplo, nombre los alimentos que compra en el supermercado, cuando se lave los dientes nombren las partes de la boca, nombre los objetos de la casa y sus juguetes. 

− Formule preguntas a su hijo. Por ejemplo, cómo le fue en el colegio, o cómo se llaman sus dibujos animados favoritos. Es importante que se le dé tiempo y espacio para que pueda formular y expresar una respuesta, sin interrumpirlo ni completar las oraciones por él.

− Háblele de forma sencilla, pero evite utilizar el lenguaje infantil, es decir, la forma de hablar propia de los bebés y el uso de diminutivos, ya que los niños aprenden el lenguaje mediante la imitación del lenguaje de los adultos que tiene a su alrededor.