Estamos entre los 25 países del mundo que sufrirá mayor estrés hídrico al 2040

Greenpeace Chile ha venido realizando profundos estudios y hace poco alertó respecto de la severa crisis hídrica que enfrenta el país, la cual queda reflejado en un informe del World Resources Institute, el cual advierte que Chile se ubica entre los 25 países del mundo que sufrirá mayor estrés hídrico al 2040.

Con el 76% de la superficie de Chile hoy afectada por sequía, desertificación o suelo degradado y una “huella hídrica” diaria de 3.200 litros de agua por cada chileno, el estudio internacional muestra que la situación de Chile es tan compleja que se asemejará a la emergencia que enfrentarán países africanos como Namibia o Botswana.

En este contexto de crisis hídrica, hay que considerar que incluso Chile está altamente favorecido por los 24.000 glaciares que poseemos y que representan el 82% de los que se encuentran en el continente. Son enormes reservas de agua dulce que los debiésemos proteger como si se trataran de oro puro, pero siguen siendo amenazados y destruídos”, dice Matías Asun, director de Greenpeace en Chile.

A nivel global, el uso del agua se ha ido incrementando un 1% anual desde los años 80 del siglo pasado. Las razones se explican en el aumento de la población, el desarrollo económico y modificaciones en los modelos de consumo. En este contexto, y según el Informe Mundial de las Naciones Unidas sobre el Desarrollo de los Recursos Hídricos “No dejar a nadie atrás”, se proyecta que el incremento de un 1% por año se mantendrá, al menos, hasta el 2050, lo que representa un aumento del 20 al 30% por encima del nivel actual de uso y consumo del agua.

Convertido en bien cada vez más escaso, en la actualidad más de 2.000 millones de personas viven en países que sufren una fuerte escasez de agua. Es más: 4.000 millones de personas padecen una grave escasez de agua durante al menos un mes al año.

Para Chile la situación es crítica y así lo refleja, por ejemplo, el estudio Radiografía del Agua de la Fundación Chile, donde se alerta que el 76% de la superficie chilena está afectada por sequía, desertificación y suelo degradado y que 110 acuíferos del país se encuentran actualmente con una demanda comprometida superior a su recarga.

De acuerdo con el organismo, el 44% de los problemas hídricos del país se relacionan con una deficiente gestión del agua, mientras que un 17% es por aumento en la demanda, 14% a contaminación del agua, 12% a una menor oferta, 6% a daño medioambiental en sistemas hídricos y 5% al aumento de desastres naturales. Dentro de este contexto, resulta clave las conclusiones que se conocerán con la actualización del llamado Balance Hídrico Nacional, el cual fue solicitado por la Dirección de Aguas del Ministerio de Obras Públicas a la Universidad de Chile y que aclarará cuánta agua está efectivamente disponible en el país.

Un adelanto de estas conclusiones alerta que el déficit de agua en Chile oscila entre el 10 y el 37% respecto del que existía hace 30 años.

Ola de calor extremo en Europa

Estudio científico alerta que la crisis climática ya afecta al 98% del planeta y es la más intensa de los últimos dos mil años. Todo, en medio de una ola de calor extremo en Europa, donde París ha soportado hoy la temperatura más alta de su historia. “No hay espacio para titubeos ni falta de ambición en nuestra batalla contra la emergencia climática que enfrentamos.

Y por eso la COP25 que se desarrollará en Chile adquiere una renovada importancia respecto de los acuerdo que ahí se tomen”, dice Estefanía González, coordinadora del área de campañas de Greenpeace.

Greenpeace alertó que la ola de calor extremo que vive Europa, y un estudio que acaba de publicar la prestigiosa revista Nature, dan cuenta de una situación climática donde “no es posible imaginar el nuevo planeta que se está formando” y donde la crisis climática ya afecta al 98% del planeta, siendo la más intensa de los últimos dos mil años.

La evidencia es tan contundente que es complejo imaginar el nuevo mundo en el que vivirán las nuevas generaciones. La ciencia ya lo ha dicho todo y por eso no queda más camino que actuar de manera decidida y rápida. Así, mientras en París los termómetros llegaron casi a los 43 grados, la revista Nature y Nature Geoscience han publicado estudios en donde se advierte que “el impacto humano sobre el medio ambiente tiene una consistencia espacial sin precedentes”.

Según Nature, no ha existido un período tan universalmente cálido como el actual y, pese a que en los últimos dos milenios hubo otros dos ciclos cálidos y dos más dominantemente fríos, esas etapas no se dieron de manera simultánea en todos los continentes.

En este contexto se suman la declaraciones de la nueva directora del Programa de Naciones Unidas para el Medioambiente, Inger Andersen, quien ha dado un sombrío panorama respecto del momento climático que enfrenta el mundo: “La naturaleza nos está enviando mensajes en que nos llegan en forma de incendios, olas de calor, tormentas o inundaciones. La naturaleza nos está diciendo que necesitamos actuar y por eso la necesidad de descarbonizar las economías e invertir en energías renovables”.