Ha muerto Carlos René Ibacache

Ha muerto Carlos René Ibacache. Ha partido un hombre que deja profunda huella en la cultura de Chile. Ha muerto un académico, un profesor, un amigo. Un día cualquiera fui a visitar a Carlos René a su casa, en Chillán. Conversando con él y contándole que en el 2010, tras el terremoto, me habían entrado a robar a casa y se llevaron el computador donde atesoraba todos mis escritos, me dijo con una sonrisa…»yo tengo guardados tus columnas de La Discusión y de diario Crónica». Me quedé de piedra…

Se puso de pie y me indicó dos enormes columnas de periódicos, una del Crónica y otra de La Discusión, arrumbadas en un rincón de su estudio. «Ahi las tienes. Admiro tu pluma», me dijo con sencillez… y se me cayeron las lágrimas, tal como hoy.

Yo era quien le admiraba hasta el cansancio. Yo leía todo cuanto escribía.

Yo le rogué que le diera brillo a la recordada revista Hatuey, que dirigía, y lo hizo con el entusiasmo de los jóvenes

Y hablábamos de nuestras familias, porque Carlos René quería con sinceridad a mis hermanos Carlos y Raúl. Con Carlos, cuando fueron colegas en la Universidad de Valdivia. Con Raúl, cuando fueron hermanos de Logia.

Recuerdo haber conversado con Carlos Ilabaca, ex director del Crónica, y le dije que publicara destacadamente las columnas de Ibacache, aunque también fuera columnista de La Discusión, porque él trascendía a las competencias periodísticas, porque su palabra y su sapiencia eran un faro entre los talentos culturales de nuestra tierra ñublensina.

Nació hace 96 años en Valparaíso, se formó en Valdivia, fue perseguido en el 73 y llevado a las mazmorras oscurantistas, y recaló definitivamente en Chillán. Y todo lo hizo con calma, con serenidad, sin odios. Eso es cultura. Eso es humanidad. Ese es legado precioso de la cultura chilena.Carlos René, hoy lloro tu partida. Hoy mi corazón agradece tu guía formativa que atesoro y no olvido.En el Jardín del Edén te encontrarás con mis padres y con mi hermano Raúl. En el Jardín del Edén nos volveremos a encontrar.Hasta siempre maestro. Hasta siempre amigo!

Miguel Ángel San Martín

Digiqole ad

Relacionados