La pareja feliz

Sin duda estar en una relación de pareja contenta, sana y feliz es el sueño de cada uno de los que hemos optado por la vida de a dos. Pero como todo sueño, no vienen solo por milagro sino que se debe trabajar para lograrlo. Y el trabajo no es solo declarativo, he visto cientos de parejas que manejan un discurso muy bien elaborado acerca de los beneficios de la comunicación y la confianza, pero que finalmente, puestos a prueba en el campo de juego (la vida), no son capaces de aplicar su propia teoría. Es por esto que la construcción de una pareja feliz se basa en algo sólido e incuestionable: Los Actos. Y la magia está justamente en ello que en silencio, sin palabras, de manera implícita nos decimos en cada uno de esos actos.

El secreto de esta felicidad, entonces, pasa a depender de que tan capaces seamos de transformar algunas conductas esporádicas en verdaderas rutinas conscientes de amor hasta transformarlos en hábitos que se mantengan día a día hasta formar parte de la personalidad propia de la pareja.

Les comento entonces, algunos actos muy propios de lo que me ha tocado ver en mi experiencia profesional y personal sobre cosas concretas que hacen las parejas felices:  

1. Caminan de la mano. Una de las declaraciones visibles más icónicas de la pareja es justamente tomarse de las manos. Se transforma en una señal de unión y compromiso férreo que envía un mensaje no tan solo al entorno sino que también a ellos mismos. Genera identidad y si además se camina tomados de la mano el mensaje es claro y profundo: “Tu y yo, juntos y avanzando”

2. Se escuchan en silencio. Cuando escuchamos sin hablar, algo que suena fácil pero sin duda no lo es, enviamos un mensaje muy profundo al otro. “Me importa lo que dices”. Las parejas que se escuchan conscientemente se están diciendo en el fondo que se respetan, que consideran lo que se están contando. Si además las parejas incorporan esta práctica a la hora de las discusiones, tanto mejor aún pues resolverán sus conflictos mucho antes.

3. Se dan las buenas noches y los buenos días. El saludo cariñoso en general es una práctica muy usual entre las parejas felices. Nunca debemos acostumbrarnos a simplemente levantarnos o acostarnos (aunque no esté la pareja durmiendo junta). El estar en pareja es una decisión que se toma nuevamente cada día y en cada saludo de buenos días, cariñoso y amoroso está implícito el mensaje “hoy te vuelvo a elegir”.

4. Rezan juntas. Esto va más allá de la Fe que tengan. Puede ser rezar, orar, pedir, desear, etc. Lo importante aquí es el sentimiento de comunión que se genera. Cuando las parejas rezan juntas están marcando con potencia la idea de un mismo propósito, indican que tienen objetivos comunes en la vida y por tanto están dispuestas a unir fuerzas para lograrlo. El mensaje implícito es “los dos deseamos lo mismo y compartimos la forma de lograrlo”. 

5. Se escriben y se envían mensajes. Hoy por hoy las distancias físicas ya no son distancias reales. El mundo del trabajo que en lo general nos separa durante el día se aplaca gracias a las maravillas de la tecnología. Escribirse mensajes, emoticones, preguntar cómo va tu día, son señales de que aunque no estemos uno al lado del otro seguimos sintiéndonos en pareja. El mensaje implícito es tan sencillo como potente: “Yo te pienso y te extraño”

6. Ponen más atención en las cosas positivas de la pareja que en las negativas. Es fácil ver los errores en el otro, pero lo maravilloso y excepcional tiene que ver con tu capacidad de conectarte primero con lo mejor que tu pareja tiene. No se trata de invisibilizar lo malo, pero claramente les va mejor a las parejas que se reconocen sus partes positivas por sobre las negativas. El mensaje implícito es: “Te amo con los ojos abiertos. Me gusta como eres”.

7. Les gustan que los vean juntos. Subir fotos a redes sociales o asistir a eventos sociales puede parecer para muchos una conducta un poco sínica y tendemos a creer que hay hipocresía más allá de cualquier cosa. No obstante, el deseo de ser visto juntos tiene un sentido muy potente para la pareja pues envía la señal social y declarativa de la unión. El mensaje implícito es: “Me siento orgulloso de lo que somos”.

Así como estos actos, hay sin duda muchos más que constituyen la idea de una pareja feliz en una realidad concreta. Por cierto que seguirán habiendo discusiones y tormentas, pero en la medida que entendamos que tanto tormentas como diluvios son parte integra de la felicidad podremos declararnos sin temor alguno como UNA PAREJA FELIZ.

Samuel Jiménez Letelier

Psicólogo

Sentido Humano Consultores

Sargento Aldea #379, Chillán

Fono: 42 2 503056

www.sentidohumano.cl