Nadia Kaik: «Me siento una mujer feliz, realizada y con grandes desafíos en el futuro»

Nadia Kaik: «Me siento una mujer feliz, realizada y con grandes desafíos en el futuro»

En estos días que conmemoramos  un nuevo aniversario del día internacional de la mujer, quisimos conversar con una de sus mayores representantes locales, quien se ha ganado el cariño incondicional de la gente de Chillán y también de la región de Ñuble. Ella es Nadia Kaik, actual Concejala de nuestra ciudad y en esta cercana entrevista nos cuenta un poco más de su vida laboral, personal y también de su íntimo lado de mujer.

En estos días conmemoramos un nuevo aniversario del día internacional de la mujer. Entonces, según tu percepción, ¿cómo crees que es la mujer de hoy y cuáles son los temas pendientes que aún nos quedan como sociedad?

Para definir a la mujer de hoy y los temas pendientes que aún nos quedan como sociedad, debemos comprender las dicotomías que presenta nuestra cultura; por un lado, se anhela un mayor protagonismo de la mujer en todas las dimensiones de la vida social, con síntomas incluso de feminismo en algunos casos, pero por otro lado somos una comunidad un tanto tradicional, donde prevalecen rasgos masculinos en nuestras estructuras piramidales. Ambos extremos no son deseables, porque pienso que el tema de fondo no es la lucha entre el hombre y la mujer, es preguntarnos cómo construimos un mejor país, una gran región y una ciudad armónica en sus relaciones, donde todas las virtudes y potencialidades de las personas aporten a un fin común.

En ese contexto social, he advertido un crecimiento de la mujer en el aporte colectivo, mayor autonomía y una disminución en las brechas que históricamente se habían presentado, especialmente en el campo laboral y emprendimiento.

Chillán hoy se encuentra en un punto de transición entre la comuna que históricamente conocimos y una oportunidad distinta de mayor desarrollo, sin perder la idiosincrasia que siempre nos ha caracterizado como una ciudad grata, tranquila, de buenos índices de bienestar. 

¿Qué es lo que más te gusta de ser mujer?

La reflexión debe orientarse más a las capacidades y virtudes personales que a la condición de ser mujer, con una constante introspección de lo positivo y negativo de nuestras acciones. En ese sentido, me gusta ser autocrítica, pero también explotar ciertas sensibilidades femeninas que entiendo he fortalecido con el paso de los años en el ámbito social, además del carisma y empatía que hoy se han transformado en valores esenciales en una sociedad que transita a través de un contexto muy difícil. Me gusta compartir con la comunidad, entender las carencias, necesidades y sueños, e intentar aportar desde mis posibilidades a una vida más grata, justa y feliz. 

Hace ya un importante tiempo que ocupas un lugar fundamental en la fiscalización y el desarrollo de la ciudad, ¿cómo ha sido esta experiencia y qué es lo más gratificante de ello?

Ha sido una experiencia gratificante, donde he ejercido mi rol fiscalizador, pero también con mucha lealtad hacia el alcalde Sergio Zarzar, porque entiendo la política como una forma de avanzar constructivamente, sin odiosidades, sin personalismos ni opiniones que pueden no reflejar una dimensión objetiva de todos los procesos. Desde esa mirada, ha sido muy grato apoyar la concreción de grandes proyectos para la ciudad, pero también de pequeñas obras en el corazón de los barrios, que muchas veces nos entregan un vínculo distinto con la comunidad. Todo esto se ha logrado con mucho sacrificio, en un proceso de años, donde independiente de los desencuentros, la crítica fundada y no fundada, hemos logrado construir en el seno del Concejo Municipal una visión común del Chillán que queremos y que desde luego es factible de seguir potenciando. 

¿En qué pie se encuentra hoy en día la ciudad de Chillán y cómo vez el crecimiento de la nueva región?

Chillán hoy se encuentra en un punto de transición entre la comuna que históricamente conocimos y una oportunidad distinta de mayor desarrollo, sin perder la idiosincrasia que siempre nos ha caracterizado como una ciudad grata, tranquila, de buenos índices de bienestar. A este cambio natural yo le llamaría como un gran salto a la modernidad, donde los grandes temas de debate a futuro serán seguramente la conectividad, la edificación, el desarrollo comercial, la sustentabilidad y calidad de vida en la ciudad, la inversión en fuentes productivas, entre otros aspectos que hoy las familias demandan con mayor intensidad. Desde ese punto de vista, no concibo un crecimiento de Chillán que no esté vinculado con el desarrollo armónico de Ñuble en su conjunto, donde será de vital importancia la Estrategia Regional de Desarrollo que está impulsando el Gobierno Regional, que definirá los ejes que priorizaremos en los próximos años.

¿Qué haces en tu tiempo libre?

En el escaso tiempo disponible me he vuelto muy hogareña, donde aprovecho también de disfrutar la naturaleza de la cordillera y las bondades de nuestra ciudad y de la región. He aprendido finalmente que con las pequeñas cosas de la vida terminamos siendo más felices que con un estilo tan sofisticado. 

Sabemos que la actual crisis social ha traído diferentes inestabilidades en todo el país, ¿cómo crees que se sale de esto y qué rol juegan las autoridades en este proceso?

El diagnóstico es compartido y, sólo con algunos matices de diferencia, todos concluimos que los chilenos reaccionaron a un modelo desgastado, que debía ajustarse a un anhelo por mayor justicia social que yo comparto plenamente. Cuando vemos las pensiones miserables que reciben nuestros adultos mayores, la atención en los servicios de salud y el precio de los medicamentos, el nivel de ingresos de familias que deben hacer grandes esfuerzos para pagar la educación de sus hijos que es extraordinariamente cara, uno se pregunta ¿Cómo llegamos a esto?. Por eso es fundamental que las autoridades adopten una posición de mayor humildad, capacidad de escuchar y que tengamos la capacidad de impulsar los cambios que el Chile de hoy nos demanda, con una red de protección social mucho mayor. 

De decidir ser nuevamente candidata a Concejala por nuestra ciudad, ¿veremos una nueva forma de hacer gestión municipal?

La gran riqueza de las personas está en su esencia, independiente de las posiciones coyunturales que en algún minuto de la vida nos corresponde asumir. Como concejala he plasmado un sello determinado, que estoy siempre dispuesta a mejorar, porque finalmente me debo a Chillán, a la ciudad donde nací y que quiero profundamente. 

En la última elección municipal obtuviste la primera mayoría en votación ciudadana y además vemos a diario el cariño que siempre te demuestra la gente, ¿qué tiene Nadia Kaik que logra esta sintonía con las personas?

La elección por la Primera Mayoría es el resultado del cariño de la gente a quienes siempre agradezco infinitamente, pero también es el resultado de un trabajo constante. La verdad es que no hay un secreto, ni una estrategia, ni algo planificado, se ha dado esa complicidad de forma natural por la franqueza y empatía que he demostrado. Hoy las comunidades están demandando crecientemente relaciones más horizontales, donde las autoridades podamos conectarnos con humildad y vocación social frente a todos los problemas que nos presentan.

¿Te sientes una mujer feliz?

Palabras como el amor o la felicidad siempre cuesta definirlas, porque finalmente se trata de estados emocionales en una vida que también nos depara momentos difíciles. Pero probablemente si no existieran esas pruebas, los momentos felices también serían más escasos. Si la vida es un constante devenir entre la dificultad y la felicidad, sí, me siento una mujer feliz, realizada y con grandes desafíos en el futuro. 

¿Qué crees que te falta por hacer?

Soy una mujer que ha participado en diversas actividades, en el comercio, en la actividad gremial y en la política. Probablemente ya encontré un nicho en el servicio público que me entrega las mayores posibilidades de ayudar a los demás y también de desarrollarme como persona y como profesional. Es en ese ámbito donde pienso seguir creciendo, no cerrando la puerta a ningún desafío en el futuro tanto a nivel comunal como regional.

Digiqole ad

Relacionados