¿Por qué se conmemora el 8 de marzo como el día internacional de la mujer?

Durante un largo período de la historia de la humanidad, la mujer fue considerada como un mal necesario, un ser inferior, sistemáticamente despreciado por los hombres. Tanto griegos como romanos y, luego, predicadores cristianos la estigmatizaron como un ser tramposo y funesto. En la antigua Roma, por ejemplo, era una posesión del marido y no podía ser dueña de propiedades ni de ella misma. A principios de la era cristiana eran contados los pueblos en que las mujeres accedían al poder, como Cleopatra, reina de Egipto.

Un cambio cultural e histórico muy importante empezó a producirse después de la segunda Edad Media a partir del código del amor cortesano que rendía culto a la dama amada y exacerbaba sus perfecciones morales y estéticas.

En los siglos XVIII y XIX es reivindicada como madre y educadora de los niños y la  ponen en un pedestal filósofos, pedagogos y poetas, en el marco de esa figura. Sin embargo, esta mujer, no es reconocida aún como sujeto igualitario y autónomo.   La conmemoración de la reivindicación de igualdad de derechos de las mujeres tiene una tradición centenaria. Sin embargo, que muchos países hayan establecido el 8 de marzo como el Día Internacional de la Mujer, tiene que ver con la oficialización de la fecha que fijó la ONU en 1975.

Pero esta fecha en particular no es arbitraria, más bien tiene un largo camino recorrido y han sido distintos sucesos en el siglo XIX y XX los que han llevado a que se conmemore y recuerde la efeméride tal como la conocemos. Uno de ellos se remonta al 8 de marzo de 1857, cuando cientos de mujeres de una fábrica de textiles de Nueva York salieron a marchar en contra de los bajos salarios, que eran menos de la mitad a lo que percibían los hombres por la misma tarea. Esa jornada terminó con la sangrienta cifra de 120 mujeres muertas a raíz de la brutalidad con la que la policía dispersó la marcha. Eso llevó a que dos años después, las trabajadoras fundaran el primer sindicato femenino.

Desde entonces las movilizaciones de las mujeres comenzaron a ser más notorias, especialmente luego de 1909, cuando las Mujeres Socialistas en Estados Unidos conmemoraron por primera vez el Día Nacional de la Mujeres el 28 de febrero, con una manifestación de más de 15.000 personas que salieron a la calle a reivindicar igualdad de salarios, reducción de la jornada laboral y el derecho a voto.

Un año después, en la II Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas en Copenhague se reiteró la demanda de sufragio universal, la no discriminación laboral, el acceso a la educación y otros derechos esenciales. Sin embargo, no se concretó una fecha para conmemorar el Día de la Mujer. 

Luego el 25 de marzo en 1911 Nueva York fue nuevamente escenario de uno de los hechos más simbólicos en la lucha por la igualdad, cuando 123 mujeres y 23 hombres murieron en un incendio en la fábrica Triangle Shirtwaist, la mayoría jóvenes inmigrantes de origen judío e italiano. Los dueños cerraron las puertas para evitar hurtos, imposibilitando a los trabajadores a escapar de las llamas. 

Sin embargo, la fecha no se oficializó hasta 1975, cuando la Organización de las Naciones Unidas convirtió el 8 de marzo en el Día Internacional por los Derechos de la Mujer y la Paz Internacional.

EL PAPEL DE LA MUJER HOY

La mujer del siglo XXI es una mujer libre en búsqueda de reivindicación y empoderamiento femenino. La mujer de este siglo elige qué estudiar, si viven  solas o en pareja, si tendrán hijos o no, entre otras miles de decisiones que hace 51 años exactamente no era posible. Las mujeres de hoy en día, sí viven mejor pero todavía no pueden hablar de una igualdad real hombre-mujer, desde ejemplos tan cotidianos como la vida familiar en donde el hombre, de repente, se olvida de la igualdad y repite los comportamientos que ha visto en su familia: el padre trabaja y la madre  ocupándose  de la casa y los hijos. Por el lado empresarial, acceder al mercado laboral en igualdad de condiciones es todavía aún más difícil. En teoría, todos tenemos los mismos derechos y responsabilidades, pero en la práctica no sucede así, especialmente si eres joven y mujer, un factor doble de discriminación, en donde las mujeres cobran menos que los hombres por el mismo trabajo y muy pocas acceden a puestos de tomas de decisión. Si bien es cierto, las mujeres han ganado en independencia económica, estudios y respeto profesional, el precio a pagar es muy alto ya que paralelamente sufren de falta de tiempo y estrés, asimismo la presión social por ser perfectas es muy fuerte. Las mujeres de este siglo quieren hacerlo todo, al mismo tiempo y bien hecho. Entonces, sucede que mientras eso ocurre, no disfrutan del proceso y se auto-exigen de tal manera que llegan a olvidar de ellas mismas.  El éxito está sobre valorado y no alcanzarlo las angustia.

Finalmente, creemos que es importante que deje de existir el “Día de la mujer” como un día de género de la minoría frágil y se cambie por el “Día de Igualdad” ya que reflejaría realmente lo que las mujeres buscan: Respeto, porque el respeto al final y al cabo, no tiene género.


OPINIÓN LOCAL: En la conmemoración de este nuevo día de la mujer, Murano Magazine decidió conocer la opinión de mujeres que destacan en sus rubros y que han sabido abrirse camino en esta sociedad que aún no abraza completamente la igualdad entre hombres y mujeres.


Julieta Jarpa, Propietaria JJC Decoración

¿Cómo es la Mujer de hoy y cuáles son los temas pendientes que hay en la sociedad?

Yo veo una mujer más empoderada, más consiente de las diferencias que existe en el género, cultura y sociedad, entendiendo que nuestro desarrollo personal es más importante que lo impuesto por la cultura (matrimonio, maternidad, belleza etc.) Creo que si bien hemos avanzado hay muchos temas pendientes, principalmente porque normalizamos y reproducimos situaciones que generan violencia contra nosotras desde que somos niños y niñas. Existe una realidad institucional (estructural) que genera dificultad para exigir una real equidad de género, por ejemplo: cargos importantes en las empresas, diferencias de salarios, acceso a la salud, justicia (abusos, violencia, femicidios  en el pololeo)  otras tantas que se viven día a día. Quiero AGRADECER  a las generaciones actuales que nos han permitido visualizar las inequidades de género que estructuralmente se perpetúan en la actualidad y que han transcendido fronteras, de manera creativa y hemos sido ejemplo mundial. Ahora lo importante y  el desafío más grande es  crear los espacios y saber ocuparlos, demostrar lo buenas, excelentes trabajadoras que somos, con nuestras cualidades y con el sello de ser mujer, con una fuerza interior increíble y sensibilizando también a nuestros equipos. Pero además creo los temas pendientes los tenemos nosotras mismas, y desde mi punto de vista, es donde cada una tiene que trabajar, para ser CONSCIENTES y romper con los estereotipos y paradigmas que han sido tan poco sanos para nosotras y respetarnos en las formas que cada mujer elija vivir.

¿Qué es lo que más me gusta de ser mujer?

A mí hoy,  con la edad que tengo lo que me encanta de ser mujer es la libertad de vivir mis emociones, he trabajado años para vivir sin ningún tipo de paradigma ni de estereotipos, si no ser…. lo que quiero SER.  Creo que en la vida llevamos muchas etiquetas, y las mujeres somos campeonas para ello, pero cuando logras liberarte, soltarlas y respetarte, quererte, cuidarte, te liberas y empiezas a vivir con más tranquilidad y libertad. Mi trabajo personal ha sido ese, hoy me siento una mujer más consciente y libre disfrutando de lo entretenido de ser  mujer y tratando de dejar mi huella, impregnando a los que me rodean de mi energía, la  alegría de vivir el día a día con todo lo que nos toque vivir. 


Bárbara Henning, Seremi de la Mujer y Equidad de Genero

¿Cómo es la mujer de hoy y cuáles son  los temas pendientes que aún nos quedan como sociedad?

“Sin duda la mujer de hoy está mucho más empoderada. Atrás está quedando ese rol estereotipado de mujer sensible, débil y que estaba destinada a cumplir ciertas funciones y a estudiar carreras feminizadas. Hoy la mujer tiene ganas de emprender, salir adelante, donde no encuentra obstáculos para desplegar sus alas. Creo que la que quiere, puede, y ese es el mensaje que estamos transmitiendo como Gobierno, apoyándonos en todas las herramientas que estamos entregando para que puedan surgir y ser felices, siendo la mujer que quieran ser. Si bien hemos avanzado, aún existen inequidades, brechas y barreras que debemos solucionar como sociedad en conjunto para lo cual debemos aunar voluntades. Como por ejemplo equiparar sueldos, incorporar más mujeres en cargos directivos, más mujeres en carrera de ciencias, y de manera especial, más mujeres en política donde la participación de la mujer, aún es muy baja, siendo una tarea pendiente. Son pilares que estamos trabajando desde nuestro Ministerio gestionando alianzas públicas privadas para disminuirlas.

De la mano a ello, fuertemente estamos trabajando en la violencia: pretendemos que el día de mañana podamos caminar tranquilas sin tener miedo y que la corresponsabilidad y la sana convivencia en todo tipo de relación de pareja sea lo habitual, para lo cual estamos recorriendo la región en campaña permanente para disminuir los índices de violencia contra la mujer y así mismo avanzando en leyes que aumenten las penas donde ningún tipo de violencia quede sin sanción”

¿Qué es lo que más te gusta de ser mujer?

“En primer lugar la maravillosa posibilidad de procrear, al tener la gran bendición que hoy en día son el motor de mi vida: mis dos hijos, que por ellos tuve la fortaleza de salir adelante superando pruebas grandes que me puso la vida. Y en segundo término, lo que me gusta de ser mujer, es que desempeñándome como Secretaria Regional Ministerial de la Mujer y la Equidad de Género (Seremi MMyEG Ñuble), me permite tener esa cercanía por las experiencias de vida en común, que en buen chileno, logro ponerme en sus zapatos o tacos, para seguir contribuyendo en la erradicación de todas las formas de violencias y discriminaciones contra las mujeres, logrando un avance real en la equidad de género”.


Edith Villagrán, Conductora Programa “Mirada de Mujer”, Radio Alborada

¿Cómo es la mujer de hoy y cuáles son los temas pendientes que aún nos quedan como sociedad?

Las mujeres hoy somos más empoderadas y con mayor liderazgo. No tenemos miedo a mostrar las imperfecciones, enfrentamos obstáculos y desafíos. Hoy nos atrevemos a tomar decisiones y cambiar el rumbo de nuestra vida si es necesario. Hemos ido construyendo nuestra propia identidad, no hay temor en dar a conocer nuestros gustos y preferencias, hoy estamos siendo vistas y escuchadas pero falta que seamos más respetadas…

En temas pendientes hace falta que las leyes sean más drásticas hacia los hombres que ejercen violencia física y psicológica hacia nosotras. Este es un problema que no es fácil de erradicar ya que muchas veces  sucede que dentro del sistema patriarcal  algunos hombres sienten que pueden ser violentos o acosar a las mujeres, la cultura machista impone que  permanezcan en un matrimonio sin importar si están siendo víctimas de maltrato. En el nivel de remuneraciones para un mismo trabajo en comparación a los hombres aún hay diferencias notorias. Otro punto importante es  la discriminación que sufren algunas mujeres jóvenes por trabajar en edad fértil y ser un riesgo para la empresa por un posible embarazo.

Y por último, me gustaría hacer un llamado a todas las mujeres para que seamos más solidarias entre nosotras mismas y aprendamos  a respetarnos y aceptarnos.

Creo que de un tiempo a esta parte han existido algunos avances en la sociedad pero siento que aún hay mucho más por avanzar en estos y otros temas.

¿Qué es lo que más te gusta de ser mujer? 

Sin duda haber traído vida al mundo. Ser madre de una hija maravillosa me hace sentir satisfecha plenamente, me gusta sentir la intuición que solo nosotras tenemos y la sensibilidad que es parte de nuestro ser. La entrega, fortaleza, dedicación paciencia, comprensión, un corazón lleno de sentimientos, capacidad de organización, ser luchadoras, trabajadoras, protectoras del entorno, ser el pilar sobre el que recae una familia, una casa un trabajo, una pareja, una amistad, hasta las mascotas. 

Ser mujer es un reto y una a aventura incomparable, es ser madre, hija, amiga, compañera, sabia, fuerte, valiente, psicóloga, inteligente, femenina y Muy Mujer.


Magdalena Hojas, Jefe de Marketing, Mall Arauco Chillán / Mall Arauco Coronel

¿Cómo es la mujer de hoy y cuáles son los temas pendientes que aún nos quedan como sociedad?

Tratar de definir a la mujer de hoy sin caer en un cliché, es complejo. Y esa complejidad deja en evidencia todo lo que hemos evolucionado, ¡qué duda cabe!.  El tema, es que ya sea por diferencias biológicas o por un larguísimo proceso de socialización desde los primeros grupos humanos hasta nuestros días, parece que las mujeres hemos desarrollado más la empatía, la capacidad de llegar a consensos, de trabajar en equipo, de destacar por nuestras habilidades blandas y de utilizar el poder de maneras cooperativas eso, creo yo, está en nuestro ADN. Y en este camino por la igualdad, lo hemos perdido un poco. Hemos tratado de parecernos a “ellos” dejando que nuestra naturaleza se vaya perdiendo para adoptar fachadas más duras en una lucha que a veces pierde un poco el sentido.

Me refiero a que nada indica que el feminismo sea mejor que el Machismo. Ambos, mujeres y hombres, debemos ser agentes de cambio en pro de la igualdad. Pero debe  ser un trabajo en conjunto, respetando nuestras diferencias y potenciando nuestras similitudes.  

A veces siento que esta lucha por los derechos de la mujer, se ha transformado en una  lucha en contra de los hombres. Y creo que mientras más sabemos nosotras cuál es nuestro “nuevo” lugar, menos saben los hombres cómo enfrentarlo y cuál les corresponde a ellos. Y para avanzar vaya que los necesitamos, por que están en el congreso, en la Moneda, en los tribunales, en las Municipalidades, en nuestras oficinas, en nuestras casas, etc, etc, etc.

¿Qué es lo que más te gusta de ser mujer? 

Mi dos preciosos y sanos hijos. A los que cada día tengo la suerte de poder abrazar, regalonear y decirles, a veces hasta aburrirlos, cuanto los quiero. Mira que mujer afortunada soy.


Pabla Flores, Directora de admisión y comunicaciones INACAP Chillán

¿Cómo es la mujer de hoy y cuáles son  los temas pendientes que aún nos quedan como sociedad?

La mujer de hoy es empoderada, decidida, asume liderazgos e inspira. La mujer de hoy está llena de sueños en un escenario actual complejo, que sin embargo se nos presenta con muchas oportunidades para construirnos en aquello que queremos ser.  

Actualmente las mujeres somos protagonistas en distintas áreas del conocimiento, como la ciencia, la tecnología, el deporte, la industria, el arte, la educación, la política, la economía entre otros. Somos luchadoras porque exigimos un espacio validado y reconocido en la sociedad. Como mujer, creo firmemente que estamos viviendo un tiempo en donde las voluntades están alineándose en pos de construir un Chile en donde todas y  todos podemos convivir en igualdad y crecer en equilibrio. Pero aún existen brechas que tenemos que superar. Lo importante es el trabajo comunitario. La comunidad nos contribuye para una sociedad más justa. 

¿Qué es lo que más te gusta de ser mujer?

Lo que más me gusta de ser mujer es que somos valientes, y estamos hoy creando una identidad diversa y distinta, en un Chile que está transformándose para evolucionar en aspectos valóricos y éticos. Ser mujer es ser una posibilidad de vida dentro de las múltiples que existen en nuestro mundo. 


María Luisa Solar, Corredora de Propiedades

¿Cómo es la mujer de hoy y cuáles son  los temas pendientes que aún nos quedan como sociedad?

La mujer de hoy aparte de ser mamá y dueña de casa, es profesional o emprendedora de alguna actividad que le otorgue ingresos para cooperar en el hogar y/o tener su propio capital.

Hoy somos capaces de hacer casi todo tipo de actividades. Si la mujer en la sociedad estuviese más presente en ideas y proyectos para la comunidad, las ciudades  serían más atractivas y sociables ya que tenemos muy desarrollado el sentido estético y de pertenencia, en general, somos más preocupadas de los detalles.

También tenemos la capacidad de solucionar problemas de una manera más rápida, ya que podemos hacer varias cosas a la vez. También somos quienes cuidamos principalmente de nuestros padres hasta que ya no están en este mundo, tenemos un sentido protector y de cuidado profundo por nuestra familia.

¿Qué es lo que más le gusta de ser mujer?

Lo que más me gusta de ser mujer es que soy mamá, abuela y empresaria al mismo tiempo. Puedo proyectar aún mi futuro, sigo con ideas para realizar y no me quedo esperando  que pase el tiempo sin hacer nada. Es por ello que les recomiendo a todas las mujeres no dejar de poner el hombro y que logren realizar todas sus metas e ideas propuestas en sus vidas.


Jeanette Lama, Comunicadora Social

¿Cómo es la mujer de hoy y cuáles son los temas pendientes que aún tenemos como sociedad?

Por mi experiencia de vida, el trabajo en medios de comunicación, enfocada en “casos sociales” he encontrado en muchas mujeres: sus deseos, miedos, necesidades, y anhelos más profundos. Vemos una mujer emancipada, adquiriendo y tomando conciencia de su papel preponderante que siempre debió tener en la sociedad.

Luchadora, resiliente, guerrera, versátil, empática. Cada una es un mundo distinto, con sus circunstancias y su historia de fortaleza. Durante siglos, las mujeres han sido la columna vertebral de la unidad familiar, y han hecho campaña por la igualdad de voz política y el derecho a ser escuchadas.

Las mujeres modernas tienen que ser extremadamente fuertes para seguir luchando contra las ideas patriarcales. Hoy más que nunca, se están manteniendo unidas para superar los estándares sociales.  Las mujeres de hoy continúan alzando su voz, pues, la mayor desigualdad de género es “la violencia”. 

Sobre todo legal.  La brecha salarial. Las mujeres ganan menos y es un problema real. Otra es la imagen popular de las mujeres, que están constantemente sexualizadas y que a menudo las ven como más débiles o inferiores a los hombres. Luego está la lucha por ser independiente de los hombres.

¿Qué es lo que más le gusta de ser mujer?

El sentirme orgullosa de quien soy.  Porque de pequeña, me tocó, como a tantas… afrontar, llevar, ser y hacer. Eso, me ha dado fortaleza para enfrentar las cosas. Expresar mi sentir y el de los demás. Pero, siempre con respeto y de forma positiva. Ser mujer significa ser capaz de valorar quién eres y reconocer tu valía.

Comprobar que ya estamos siendo valoradas como personas importantes en el devenir y desarrollo de una sociedad pujante contando con nuestro aporte en todos los ámbitos. El volumen de nuestros pensamientos y expresiones es tan grande, como nuestro corazón.  ¡Seamos honestas, ser mujer es una locura! Piensen en todas las cosas de las que somos capaces de hacer y al mismo tiempo. 


Alexandra Junge, Consejera de Cultura Región de Ñuble, Socia propietaria Magnolia Bar

¿Cómo es la mujer de hoy y cuáles son los temas pendientes que aún tenemos como sociedad?

Hoy la mujer tiene la posibilidad de empoderarse, de levanta la voz, de hacer ruido! Pará mí la mujer de hoy  se mantiene en desarrollo constante, por lo tanto es una mujer sumamente interesante, con carácter, valiente y fuerte. Hoy ser mujer es poder elegir cómo queremos construir nuestros caminos. A nivel personal, ya no sentimos que hay un solo camino trazado que todas debemos seguir, ni una receta única que nos diga qué es ser mujer.  Pero  toda libertad de elegir implica afrontar las consecuencias de la propia elección, como tomar la de decisión de seguir adelante solas criando a sus familias, que conlleva mayor responsabilidad y esfuerzos. Y seguir luchado por tus sueños de crecer laboralmente y como mujer. El costo es grande! El tiempo en familia disminuye, e intentas como malabarista que ese tiempo que te queda con tu familia sea de mayor calidad.Por eso, esa elección se hace muchas veces difícil  ya que  la búsqueda de ese ansiado equilibro cuesta mucho y genera desgaste. 

Por otro lado, como sociedad aún  hay muchos temas pendientes, como la disminución de la brecha salarial, más mujeres en la política, tenemos deuda en la cultura, debemos  reconocer el valor de la mujer en distintos espacios culturales. Creo que junto al respeto debe venir la equidad, es tiempo que tengamos más participación y representación para crear una ciudad más justa e inclusiva. 

¿Qué es lo que más te gusta de ser mujer?

La fortaleza que nos caracteriza, que nos hace levantarnos cada día para luchar por nuestras  familias e ideales. Esa energía que me permite criar a dos hermosas hijas, ser mamá y papá , dueña  de casa , empresaria , productora,  la amiga, la amante, la socia, la ex, la jefa. Es la capacidad de ser y hacer  muchas cosas a la vez y mantener la alegría de vivir. Y si te caes, pararte, levantarte nuevamente, secarte las lágrimas y darle. Es esa capacidad que tenemos de entregar amor a quienes la vida nos pone en el camino, nuestras amigas,  familia y nuestra pareja. Finalmente es esa exquisita sensibilidad que muchos piensan que es debilidad de la mujer, es el don que complementa las virtudes del hombre.


Mónica Jiménez, Gerente General Clínica Chillán

¿Cómo es la mujer de hoy y cuáles son los temas pendientes que aún tenemos como sociedad?

La mujer ha estado durante mucho tiempo al margen de la vida social, laboral y política, situación que se ha ido transformando en los últimos años. Ahora es mucho más decidida, tiene convicciones claras respecto a lo que quiere y cuenta con la capacidad de luchar por ello.

Entre las fortalezas femeninas podemos destacar un gran poder de organización, tanto en el hogar como en el ámbito laboral, y capacidad para una rápida toma de decisiones tanto asertivas como persuasivas, virtudes que sirven mucho para el éxito de cualquier empresa. 

Por ello invito a los empresarios a que no duden en confiar en una mujer para cargos directivos, ya que con ello ganarán lealtad y compromiso con sus metas y el crecimiento de la empresa. Además nosotras aportamos pasión y fidelidad a nuestros ideales.

Asimismo estamos acostumbradas a educar a otros, como a los hijos, por lo mismo traspasar conocimiento a quien lo requiere nos es mucho más natural. Entre los temas pendientes que aún tiene la sociedad respecto a las mujeres me parece muy importante que  ya no tengamos que  utilizar la palabra “lucha” cuando las condiciones debieran ser por igual en forma natural. Por ejemplo luchar por un sueldo equitativo en un mismo cargo, luchar contra los prejuicios hacia la mujer que trabaja y deja a los hijos en la casa.

Sobre todo las mujeres tenemos que ser más solidarias entre nosotras mismas. Los mayores juicios vienen de nuestro propio género.  En el espacio laboral yo creo que ya es tiempo de reconocer el éxito del liderazgo femenino y fomentar que más mujeres lleguen a más altos cargos directivos y gerenciales.

¿Qué es lo que más te gusta de ser mujer?

Me gusta la espontaneidad de ser mujer, de abrazar de alegría sin tanto reparo, de contener cuando alguien lo necesita, de amar sin restricciones, porque siempre nos enseñaron a entregar, eso es lo bueno de ser mujer, y sobre todo de ser madre, conocer 9 meses antes que cualquiera un ser desde lo más profundo es uno de los mayores dones que otorga el ser mujer.

Carolina Chávez, Directora DIDECO Municipalidad de Chillán

¿Cómo es la mujer de hoy y cuáles son los temas pendientes que aún tenemos como sociedad?

Las mujeres en la actualidad somos formadoras, trabajadoras, compañeras, líderes y soñadoras, quizás no muy diferentes a como eran nuestras madres o abuelas y es que no hemos perdido nuestra esencia. 

Lo que sí ha cambiado es que estas características las hemos comenzado a aplicar fuera del hogar, lo que significó remover los roles de género tradicionales y comenzar así esta transición donde las mujeres seguimos abriéndonos espacios que quizás antes estaban cerrados a una visión masculina. 

Como muchas cosas en la vida nos gustaría que esta adaptación a los nuevos tiempos fuese de forma mucho más rápida, pero se va avanzando.

Las nuevas generaciones de mujeres ya vienen con una convicción nueva, de reconocerse capaces y no aceptar condicionamientos de género.

Entre los temas pendientes creo que debemos continuar trabajando en materia de acoso sexual y de violencia de género avanzando en la formalización de las denuncias, que al final de cuentas permiten visibilizar el tema y abren el camino a que las víctimas silenciosas sientan que no están solas, pero también necesitamos que el sistema sea capaz de dar respuesta de manera oportuna y justa a estas denuncias.

En mi trabajo desde la Dideco, y gracias a la firma de convenios con el Ministerio de la Mujer que ha realizado el alcalde Sergio Zarzar, contamos actualmente con múltiples programas que van en esa dirección y abordan estas temáticas apoyando a las mujeres en estas materias y veo lo importante que es actuar a tiempo y no normalizar las situaciones.

¿Qué es lo que más te gusta de ser mujer?

Creo que ser mamá es lo que más me ha marcado. Vivir todo ese proceso hasta tener a mi hija en mis brazos y darte cuenta de que has traído al mundo a una persona y con ello ha nacido un amor incondicional, verla crecer y descubrir el mundo cada día es lo más maravilloso que me ha pasado en la vida y por lejos es lo que más me gusta de ser mujer.