Rodrigo Vargas Montané “Un abogado al servicio de Chillán”

Rodrigo Vargas Montané “Un abogado al servicio de Chillán”

Nacido en Santiago el 29 de diciembre de 1979, ciudad donde vivió hasta los 7 años, para luego venirse junto a su familia a vivir a Chillán. Se trata de Rodrigo Alejandro Vargas Montané, papá de Emilio y Antonia, abogado y técnico en turismo, quien tomó la decisión de inscribirse para ir por un cupo como concejal por Chillán en las próximas elecciones municipales del 11 abril, como candidato independiente por Renovación Nacional.

Amante de los perros, del bicicross junto a su hijo mayor y del fútbol, este chillanejo de corazón conversó con “Murano Magazine”, para plantear sus ideas, motivaciones y ganas que tiene de aportar desde el servicio público para Chillán, roles que hereda desde el lado de su abuelo y bisabuelo materno. Se reconoce como una persona de carácter bien marcado, solidario y por sobre todo leal, además de apasionado por lo que hace y confiado de la gente según recalca.

¿Qué te motivó a ser candidato a concejal por Chillán?
Toda la vida he tenido un sentido de querer ayudar, ser un aporte no en lo personal, sino que a mi entorno. Desde el colegio recuerdo haber participado en todas las actividades sociales, con hogares de adultos mayores y de niños, así como también en organizarnos en Chillán para ir en apoyo de personas en situación de calle. Esto se mantiene presente en mi ejercicio como abogado, y ahora, en el actual escenario que vive el país y la ciudad, sin duda que es la instancia de hacer política de manera diferente, más limpia, algo que toda la ciudadanía está esperando desde hace años. Junto con lo anterior, no puedo dejar de mencionar que provengo de una familia política, que es mi bisabuelo Carlos Montané Castro, quien fue Diputado por cinco periodos de la 15º Agrupación Departamental de Itata- San Carlos, viniendo desde allí la veta política. También mi abuelo, Carlos Montané Ramírez, se hizo carrera diplomática, fue Cónsul de Chile y fue Embajador de Chile en dos oportunidades, además de alcalde de la comuna de Trehuaco. Entonces en la familia siempre se conversó en la mesa los temas políticos y sociales.

En esa línea quiero seguir el camino de mi familia con el vínculo político. Creo que estoy en un momento profesional y personal, que puedo sin ningún problema poder aportar a la comunidad chillaneja a través del Concejo Municipal, pudiendo trabajar con las personas, sin tener que vivir de la política y aportando desinteresadamente, siguiendo en paralelo con mi profesión de abogado y desenvolverme sin ningún problema.

¿Qué aspectos de tu vida personal-profesional podrían sumarte como experiencia para ser concejal?
Además de la historia política que trae mi familia, más mi historia personal haciendo el seguimiento de lo que pasa en Chillán. Aporté pro bono en la ONG Luces del Futuro que se preocupa de ir en apoyo de mamás embarazadas que no pueden trabajar, o bien con niños recién nacidos que no tienen una red de apoyo y de escasos recursos. Profesionalmente, como abogado puedo ser un gran aporte, estando en conocimiento de las leyes y fiscalizar los actos y procesos que desarrolle la municipalidad, alcalde(sa) y funcionarios, como también colaborar con ideas, que si bien no está dentro de las facultades y/o obligaciones dentro del Concejo Municipal, pero hay una obligación moral de tener que contribuir con ideas y mejoras en el acercamiento de la Municipalidad con los dirigentes y comunidad en general, para plantear sus problemáticas, o bien asesorarles y entregarles las herramientas correspondientes para postular a beneficios, programas y proyectos, que conllevan un tema político y legal. En lo personal como familia estamos en una misma dirección, preocupados del resto con colectas y recolección de alimentos entre grupos de amigos y, que se armaron principalmente en el inicio de la pandemia, o de beneficencia en general, como casos dramáticos para ayudar en operaciones y compra de remedios de quienes pasan por situaciones de extrema urgencia.

¿Cuáles son los puntos altos y bajos del Chillán actual?
Comencemos con los puntos bajos. Hay una lejanía existente entre la Municipalidad y las personas. Existe un problema comunicacional tremendo. La gente no sabe cómo acudir a la municipalidad o a distintas direcciones y/o servicios. Todo esto ha quedado en evidencia con el actual escenario de la pandemia que estamos viviendo.

Otro punto bajo es el tema del empleo, particularmente en el área gastronómica, gatillado obviamente por hechos como el ser una de las comunas con mayor tiempo de cuarentenas obligatorias, lo que conlleva restoranes cerrados y una afectación en el empleo y particularmente en el joven, quienes en su mayoría trabajan para poder solventar sus gastos de universidad o aportar en sus casas.

Otra cosa baja sin duda es lo de nuestra tercera edad. Hoy en día evidenciamos la cantidad de personas mayores que tenemos, y que están desamparadas por el municipio. Los que aglomeran los centros de salud de atención pública, los vemos solos por las calles, y no existe alguna preocupación de poder reunirlos, y otorgarles programas que aprovechen su vitalidad y por qué no herramientas para emprender e incentivar una vida más activa, dentro de sus capacidades.

Los perros vagos también han quedado al debe en la ciudad. Falta una mayor responsabilidad, dado que actualmente no tenemos ni una organización capaz de poder manejar esta situación, con responsabilidad real de parte del municipio, como protagonista en gestión para esta materia. Finalmente está el tema vial. Los accesos a Chillán están totalmente colapsados. Alonso de Ercilla, Las Mariposas, Doña Rosa, Los Volcanes, Parque Lantaño, están literalmente en otro mundo, desconectados por el tema vial. El tema de doble vías se hacen necesarios en estos accesos.

Respecto a los puntos altos actuales del Municipio de Chillán. Destacar los programas de vacunación en general que se han dado en la comuna y en especial el del Covid Sars2. La Dideco también ha estado atenta a resolver problemáticas, salvo ciertos puntos bajos en lo logístico como ya mencioné, pero que puede ser fácilmente subsanado. El Punto de reciclaje de la ciudad también está muy bien evaluado al respecto, y podemos seguir potenciándolo.

Finalmente el tema de infraestructura deportiva también es algo que destaca, el Estadio Quilamapu, la Pista de Bicicross, canchas de fútbol, pero podríamos replicar un Quilamapu en otros sectores de la ciudad, como en el Complejo Deportivo Río Viejo que aun esta al debe el Municipio.

¿Cuál sería el énfasis de tu gestión y principales propuestas o compromisos?
Lo primero obviamente es el rol fiscalizador propio que debe tener todo concejal. El concejal tiene dos funciones, una legal y otra moral. La legal porque la ley lo obliga a fiscalizar los actos de la municipalidad, a los funcionarios, a las empresas que tengan relación con los fondos municipales y la actuación del alcalde. El concejal no puede ofrecer nada porque no tiene la facultad legal de hacer esto, pero tiene una obligación moral porque es el puente entre la gente y el municipio, ya que está más en la calle, en contacto directo con las personas, dándoles voz en el Municipio.

Asimismo, el concejal debe transmitir las ideas que puedan ser factibles de concretar dentro de las facultades y la capacidad del municipio. Hay que generar comités de la tercera edad donde sean asistidos, identificar a los más activos e incluirlos en programas donde si quieren se les pueda entregar las herramientas para reintegrarse al mundo laboral o bien también vía emprendimientos. Generar instancias de ampliación de vías de acceso en Chillán junto con el Ministerio de Obras Públicas y el Serviu, apuntado en los puntos críticos ya identificados y conocidos por todos.

Creo que el municipio debe hacer un nexo asistencialista entre ese trabajador joven, mediante programas de empleo con apoyo estatal sectorial, o bien programas de emprendedores mediante organismos como Corfo, Sercotec, Indap, Fosis, y así apoyar a este sector tan golpeado en la comuna.

Generar un financiamiento mixto entre el municipio, privados o colectas, para sustentar un canil municipal que tenga un convenio con la Universidad de Concepción, particularmente con la Medicina Veterinaria para apoyar mediante las clínicas con sus alumnos y perros del canil, para hacer su esterilización gratuita y un programa de adopción, bajando la población de perros vagos. También ver la viabilidad de adopción de cachorros de instituciones policiales, como lo son PDI y Carabineros, que requieren de este tipo de animales en sus funciones.

El tema del reciclaje también debe ser potenciado y modernizado, como una política de fomento al reciclaje, aportar botes de basura verde en cada una de las viviendas de Chillán, asociado a un instructivo, para que las personas le den la utilidad, y sea recogido por otro recolector, a fin de que esta basura orgánica sea para hacer el compost y generar fertilizante orgánico ayudando al medioambiente y producción agrícola.

Digiqole ad

Relacionados