Valentina Bloom, cantante

Apesar de nacer en Santiago, Valentina ya es una representante más de nuestra tierra. Declara haber llegado al mundo de la música ya que toda su familia canta y en ese ambiente artístico era imposible no dedicarse a ello. Hoy la queremos conocer un poco más en sus gustos personales y en lo que hace en su tiempo libre.

Nombre completo:

Valentina Andrea Silva Calderón.

Profesión u oficio:

Estudiante de periodismo y cantante.

Zigno zodiacal:

Virgo.

¿Qué es lo que nunca debe faltar en tu cartera?

El brillo labial.

¿Un hobbie?

Bailar.

¿Qué es lo que más te gusta de cantar?

La magia y la atmósfera que me hace sentir.

Un perfume:

Hot Sensation.

Tu plato preferido:

Camarones al pil pil… me encantan!!

Principal recuerdo de tu niñez:

Cuando vivíamos en Santiago en una parcela e iba toda mi familia a celebrar todo allá.

Película, serie o programa de TV favorito: 

Diario de una pasión y Gossip Girl.

Una canción:

Tu corazón, de Lena con Alejandro Sanz.

¿Qué te enamora?

Que me dediquen canciones y el perfume de un hombre.

¿Playa, campo o montaña?

¡Playa!

¿Qué significa en tu carrera tu paso por el programa Rojo?

Significó quemar un sueño que siempre quise. Rojo Fama contra Fama en sus inicios fue una de las razones por las que quise ser cantante y se lo prometí a mi abuela, quien falleció hace algunos años, entonces el poder cumplir la promesa yo creo que es una de las cosas más satisfactorias en mi vida. Además, gracias a rojo conocí a Nicolás Tovar, quien es el productor de “Mirona” mi próximo single junto a Luis David quien obtuvo el cuarto lugar de mi temporada en Rojo. La verdad estoy muy agradecida de esta gran oportunidad que me dio la vida.

¿Qué es lo que más te gusta de ser mujer? 

Personalmente, el poder ser femenina y detallista, ¡Me encanta ser mujer!

¿Un accesorio?

Mis aros favoritos (son dos, unos que me regaló Susana de ArtGanesh y otros que son kultrunes y fue un regalo que recibí el 14 de febrero).

¿Cómo es la mujer de hoy?

Empoderada, fuerte y poderosa.

¿Hasta dónde quieres llegar?

Hasta donde la vida y mi esfuerzo me lo permitan, el cielo es el límite.